Los trabajadores y las familias de los niños de la Asociación de Padres de Niños Autistas de Balears APNAB-Gaspar Hauser no piensan quedarse de brazos cruzados ante la delicada situación por la que pasa el centro. Servicios clausurados, reubicación de usuarios, éxodo de trabajadores por impagos y la mala gestión económica del centro son solo algunos de los problemas que padece la entidad.

A finales de septiembre, la Conselleria de Serveis Socials anunciaba que no renovaría el concierto a APNAB-Gaspar Hauser al no contar con la autorización que otorga el Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS) para ofrecer el servicio de Atención Temprana que atiende a 84 niños autistas de cero a seis años.

A día de hoy, el centro Gaspar Hauser ya no ofrece este servicio. Los más de 80 menores a los que atendía han sido reubicados en otros centros, mientras que los trabajadores que atendían a los pequeños, en su gran mayoría, se han marchado a otros centros donde se ofrece el mismo servicio.

Pero Atención Temprana no es el único servicio que se ha dejado de ofrecer, pues el centro Gaspar Hauser también ha clausurado, de un día para otro, la Residencia que atendía a otros 13 usuarios de la entidad mayores de 21 años. Usuarios que, a su vez, acudían al Centro de Día.

Así, estos 13 usuarios han tenido que ser también reubicados a otros centros, dejando por tanto de acudir al Centro de Día de APNAB-Gaspar Hauser. De hecho, el cierre de la Residencia ha provocado que el Centro de Día haya perdido a muchos de sus usuarios, aunque sigue prestando servicio.

Al cierre de servicios hay que añadirle otro agravante: la mala gestión económica del centro. Y es que los empleados denuncian que tienen problemas para cobrar sus sueldos desde el 2011, si bien, APNAB-Gaspar Hauser nunca se había retrasado tanto en los pagos como hasta ahora.

De hecho, 35 trabajadores han decidido marcharse de la entidad por los impagos y muchos de ellos han interpuesto denuncias. Se les adeudan las nóminas de agosto, septiembre, octubre, la paga extra de Navidad del pasado año y la de este verano. Así como también, el kilometraje al personal de las Unidades Volantes de Apoyo a la Integración (UVAI) y complementos de comedor.

Además de no cobrar desde verano, los cerca de 50 empleados que quedan en el centro ven peligrar su lugar de trabajo debido a que la dirección del centro quiere llevar a cabo un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE) para reestructurar los servicios. Precisamente, este lunes se reunirá el Comité de Empresa con el centro para negociar y aclarar este tema.

Esta situación límite ha llevado a los familiares de los usuarios y a los trabajadores a tomar cartas en el asunto. Se niegan a ver desaparecer el centro APNAB-Gaspar Hauser y por esta razón, harán todo lo que haga falta para impedirlo, hasta ir a la huelga.

Durante estas últimas semanas, los empleados se han reunido con la Conselleria d’Educació, el IMAS y tienen pendiente un encuentro con Inspección de Trabajo y el vicepresidente del IMAS, Javier de Juan.

Familiares, trabajadores y hasta la junta directiva reclamaron en una Asamblea de Padres el cese de sus funciones como gerente a la directora gerente de APNAB-Gaspar Hauser, Maribel Morueco, así como un cambio de gestoría. Testigos allí presentes aseguran a Canal4 Diario que Morueco presentó su dimisión como gerente, si bien, a día de hoy, sigue ejerciendo el cargo. Es más, Morueco niega haber presentado su dimisión.

Por esta razón, los empleados decidieron por mayoría casi absoluta que si Morueco no abandona su cargo de gerente irán a la huelga. De hecho, ya la tenían convocada para esta próxima semana, pero han decidido posponerla en función de lo que se decida en la reunión que mantendrán este lunes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here