Desleal hasta el último minuto con sus socios

Carta a... Jose Hila

Señor José Hila Vargas, teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Urbanismo y Vivienda del Ajuntament de Palma y candidato, otra vez, del Partido Socialista de les Illes Balears a la alcaldía de Ciutat:

Hasta en los últimos estertores de la legislatura va usted a ser fiel a su secular manera de comportarse. Prosigue impasible con su contrastada, aviesa y sempiterna costumbre de traicionar todo aquello que supone la lealtad, la confianza compartida con aquellos con los que conforma un equipo, la nobleza del que es fiel a su palabra dada, la franqueza del que va con la verdad por delante. En definitiva, sin atender ni por activa ni por pasiva a la honestidad que se le supone a cualquier político. Y es que eso, en su caso, es lo que ahora está de nuevo en cuestión tras sus actuaciones durante este segundo sector de la legislatura y más después de los últimos acontecimientos acaecidos. Ya lo dice el aforismo popular: aunque el mono se vista de seda, mono se queda.

El equipo de gobierno municipal del que usted parece ser que aún forma parte ha tenido a bien organizar en las últimas pasadas fechas un encuentro con los ciudadanos de Ciutat para rendir cuentas sobre la gestión realizada  desde el Ajuntament de Palma en esta legislatura. Este encomiable proceder, impensable en épocas pasadas anteriores a la crisis económica y social en la que nos hemos visto embarrados por la mala gestión, entre otros, de determinados políticos muy próximos a usted (José Luis Rodríguez Zapatero y Francesc Antich, por ejemplo) pretende algo tan aplaudible como acercar a los políticos a aquellos que deben y todavía no son los verdaderos protagonistas de las instituciones: los ciudadanos votantes.

En el Teatre Mar i Terra de la barriada de Santa Catalina, el alcalde Antoni Noguera y su equipo de regidores se han presentado ante los palmesanos para exponer sus logros y, por encima de todo, asumir las consecuencias de sus hipotéticas carencias. Hasta los controvertidos concejales de Podemos tuvieron muy claro que esa era su obligación, que no había lugar al despiste y que de ninguna de las maneras era asumible por ningún miembro del grupo que ha dirigido la ciudad en los últimos años escaquearse de esa cita. Una comparecencia que era realmente más una obligación ética para todos que un acto partidista.

Bueno, señor Hila, para todos no. Usted, una vez más, brilló por su ausencia. Hizo mutis por el foro, anunció su presencia a sus propios compañeros y luego los dejó en la estacada. A eso se le llama traición, cobardía y egoísmo. En resumen: no es usted de fiar. Es un ladino desleal.

La suerte que tiene usted y la ciudad de Palma es que no todos los miembros del equipo socialista son iguales. Los periodistas allí presentes recuerdan las palabras del alcalde Noguera entre bambalinas diciendo, ante el retraso que se estaba acumulando en el inicio del acto por su incomparecencia, que “esperaremos un poco más. Hila debe estar a punto de llegar”, para poco después ver la arribada acelerada de la regidora de Seguridad Ciudadana, Angélica Pastor, para asumir el papel que le correspondía a usted, el de verdadero líder del grupo del PSIB ante su espantada y defendiendo su parte alícuota de la gestión municipal global del pacto de los Acords pel Canvi.  Una vez más, señor Hila, la señora Pastor le ha salvado la cara.

La lista de desagravios y desplantes se está extendiendo hasta el infinito y algún día la población conocerá la realidad de cómo ha funcionado usted con sus compañeros de equipo de gobierno y con los de su propio grupo municipal. No es de extrañar que en estos momentos un destacado grupo de militantes haya exigido a la dirección del PSIB que la confección de la lista electoral al Ajuntament de Palma no se la dejen solo en sus manos sino que sea participada por otros compañeros más de fiar.

Señor Hila, sinceramente, creemos que la última gota de su habitual proceder ha desbordado el vaso. No somos capaces de comprender como en un acto oficial convocado por el equipo de gobierno municipal del Ajuntament de Palma para rendir cuentas ante los ciudadanos usted, teniente de alcalde actualmente y alcalde durante la primera fase de la legislatura, no se ha dignado a presentarse. Nos parece reprobable e incomprensible.

A no ser, como es ya evidente, que con eso reafirma con hechos incuestionables lo que sus propios compañeros del Ajuntament de Palma dicen con desdén: Hila es un desleal del que nadie se puede fiar.

Sea eso verdad o no lo sea, deberá ser usted el que lo confirme o desmienta. Lo que sí demuestra la realidad de los hechos de forma fehaciente es que, a la hora de cumplir cuentas y asumir responsabilidades, no da la cara ante la ciudadanía y deja solos a sus propios compañeros. Blanco y en botella: desleal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here