El barrio de Santa Catalina de Palma tendrá un límite de 30 kilómetros por hora como nueva medida para mejorar la calidad de los peatones de zonas residenciales y reducir la velocidad de los vehículos y su posible siniestralidad. La medida excluirá la calle Caro, Comte de Barcelona y calle Espartero, los dos ejes de alto tráfico y donde circula transporte público.

Según ha explicado este lunes el regidor de Mobilitat del Ajuntament de Palma, Joan Ferrer, esta actuación entra dentro de la ampliación de la ‘zona 30’, una estrategia que pasa por la señalización vertical y horizontal y que afectará a un total de 22 puntos de entrada al barrio recordando a los vehículos el límite establecido.

Desde Cort han informado que los trabajos de señalización empezarán dentro de unas semanas, y las tareas durarán alrededor de un mes, por lo que se espera que en abril la zona ya quede señalizada.

Ferrer ha querido incidir en el trabajo hecho desde su área para “re-invertir la prioridad en las calles de Palma a favor del peatón y en detrimento de los vehículos motorizados”, puesto que la ciudad de Palma estuvo mucho tiempo pensada “solo para ir en coche” y la ciudad contaba con “un retraso importante respecto a muchas ciudades europeas”.

El regidor ha explicado que otro de los motivos para establecer el límite 30 es la seguridad vial. En este sentido, un vehículo que circula a 30 kilómetros por hora necesita una distancia de frenada de 13 metros -si se suman las distancias por tiempo de reacción y frenada-, mientras que si un vehículo circula a 50 kilómetros por hora, esta distancia se dobla a 26 metros.

Finalmente, desde Cort han explicado que la medida se aplicará previsiblemente en otros barrios de la ciudad como Son Espanyolet o El Terreno, puesto que son varias ya las quejas recibidas en su área por parte de los vecinos denunciando un exceso de velocidad de los coches que circulan en las calles del barrio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here