Mateu Isern se escora a la izquierda

Los corrillos y dimes y diretes no dejan de sucederse en Palau Real, en la sede del Partido Popular. Las ocurrencias de Mateu Isern siguen levantando ampollas entre los afiliados más conservadores.

“No voy a privatizar ninguna empresa municipal”, con esta frase, Isern se coronó de gloria la pasada semana cuando se reunió con los trabajadores de la funeraria municipal, y posteriormente con los de EMAYA repitiendo el mismo mantra. Puede ser que en aquel momento se marcase un tanto con los empleados públicos pero a la vez decepcionó por enésima vez a los suyos.

Afirmar que no se privatizará ninguna empresa municipal más es un contrasentido en el ideario de un partido político liberal conservador. No se trata de privatizar por privatizar, si no de que los servicios funcionen. Sea una funeraria, un parking o la limpieza de las calles. La cuestión es que funcionen, que sean lo más rentables posible y que el ciudadano reciba un servicio de calidad. Si para darse estas premisas hay que privatizar, se privatiza. Al menos según las bases de un partido liberal conservador que se precie. Y hasta el momento el Partido Popular presumía de serlo.

Aquello de no privatizar nada y mantener los servicios públicos cuesten lo que cuesten (aunque ello suponga un aumento de los impuestos vía contribución ciudadana) es propio de políticas de izquierdas, donde parece que Isern se siente cómodo, a tenor de sus últimas manifestaciones.

Siguiendo con el ejemplo de Mariano Rajoy, parece que Mateu Isern también opta por hacer lo contrario de aquello que se supone que debería hacer según el ideario que le respalda.

Fue precisamente por esas incongruencias y contrasentidos que Rajoy cayó en desgracia y perdió la confianza de parte de la población. Isern está yendo por la misma senda…

“Este tío (sic.) no aprende. Sigue con sus bobadas, es como una veleta. Va diciendo lo que cree que el resto quiere oír pero se desvía de la ruta que traza el PP. Y  nadie le corrige que es lo peor” afirmaba a CANAL4 un histórico afiliado popular. El mismo que desde hace meses avisa que Isern es una prima donna y que para mantener su puesto “es capaz de cualquier cosa”.

No hay duda que la presencia (y ocurrencias) de Isern siguen generando malestar en un nutrido grupo de afiliados populares.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here