El PP ha propuesto en su programa electoral para las elecciones generales, autonómicas y municipales que el castellano sea “la única lengua” que pueda figurar como “requisito indispensable” para acceder a un empleo público en el ámbito sanitario, entre otras 46 propuestas.

“Las lenguas cooficiales pondrán considerarse un mérito, nunca un requisito excluyente”, valoran los ‘populares’ en su texto, que ha sido presentado este lunes por su presidente, Pablo Casado, en Barcelona.

Junto a esto, abogan por la “libertad de elección” de médico y de centro en el territorio nacional, con una “fórmula de compensación intercentros” que se arbitraría desde el Gobierno central. Otra medida de armonización territorial es la tarjeta sanitaria válida en todo el SNS, que “acreditará el derecho a recibir las prestaciones en idénticas condiciones que las reconocidas para los residentes en cada uno de los servicios de salud autonómicos con independencia del lugar de residencia habitual”.

“Estamos comprometidos con el actual modelo sanitario, pero es necesario vertebrarlo y cohesionarlo para garantizar el acceso de todos los españoles en cualquier parte del territorio nacional. En no pocas ocasiones se topan con barreras administrativas simplemente por su lugar de residencia. El sistema sufre enormes tensiones y un deterioro que es necesario abordar”, detallan los ‘populares’.

El programa electoral del PP no recoge una Ley de la Eutanasia, como ya confirmó este domingo Casado. En cambio, apuesta por extender los cuidados paliativos en todo el Sistema Nacional de Salud “garantizando la equidad en el acceso, la atención paliativa domiciliaria y los servicios de cuidados paliativos pediátricos”. Además, plantea utilizar el testamento vital como “fórmula de manifestación” de la voluntad de los pacientes ante una hipotética situación terminal, aunque no especifica en qué sentido.

Igualmente, respaldan un calendario de vacunación “único” en toda España, pese a que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) ya aprobó una medida similar el pasado noviembre. Siguiendo con las vacunas, defienden la vacunación infantil como “un derecho de todos los niños”, que “se exigirá para acceder al sistema educativo”.

PROGRAMAS DENTALES EN DESFAVORECIDOS

Se comprometen también a impulsar programas de protección bucodental entre los colectivos “de mayor vulnerabilidad, especialmente entre niños, mayores con escasos recursos y personas con discapacidad”, algo que coincide, con matices, con las propuestas de la propia ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, Podemos y Ciudadanos. Todas las fuerzas políticas han apostado en los últimos meses, o incluso en sus programas electorales, por aumentar la cobertura dental pública en determinados grupos de población.

Otras propuestas son facilitar el acceso económico a los productos de “primera necesidad” para los celiacos, mayor coordinación entre la asistencia sanitaria y los servicios sociales para que “la asistencia integral sea una realidad”, o garantizar la sanidad en el medio rural con “recursos y nuevas tecnologías que eviten desplazamientos innecesarios”.

El partido de Casado dedica un gran apartado a la creación de un Portal de Salud del Sistema Nacional, desde el que “se facilite la trasmisión de información sobre prácticas de autocuidado personal, programas de cribado poblacional, registro de últimas voluntades o recursos sanitarios especiales, y desde el que el paciente pueda acceder a su historia clínica independientemente del lugar en que se encuentre en condiciones de estricta seguridad y confidencialidad”.

APUESTA POR LOS GENÉRICOS Y LA COMPRA CENTRALIZADA

A nivel general, el PP anuncia una revisión de la Ley General de Sanidad de 1986, para “reformarla en todos aquellos aspectos en los que haya quedado desfasada o pueda ser susceptible de mejora para asegurar una mayor calidad, equidad y eficiencia”. Como acaba de defender recientemente el nuevo consejero andaluz de Sanidad, Jesús Aguirre, muestran su apoyo a la compra centralizada de medicamentos, productos y servicios sanitarios.

En este terreno, aseguran que establecerán “acuerdos” con la industria farmacéutica para “obtener economías de escala en la adquisición”. Reivindican también los genéricos para “preservar la accesibilidad y sostenibilidad” del sistema sanitario. Dentro de este apartado, argumentan que la sanidad privada “tiene una aportación esencial, también a la hora de garantizar la universalidad”.

“Utilizaremos los recursos de la colaboración público-privada para poder afrontar la modernización de los hospitales, la incorporación de la innovación tecnológica y la consolidación de una red de asistencia sanitaria de financiación pública más amplia y de mayor calidad”, explican. En este marco, garantizan que el acceso a pruebas diagnósticas e intervenciones se produzca en “un tiempo mínimo”.

Para avanzar en materia tecnológica, el PP patrocina un Plan Nacional de Secuenciación del Genoma Humano coordinado con la Unión Europea en la población española, “extendiendo su uso diagnóstico y clínico, el empleo de inteligencia artificial, los sistemas no invasivos, la trazabilidad, la protección de los datos sensibles, y la usabilidad de la historia clínica electrónica y el ‘Big Data'”.

También apuestan por promover el uso de las nuevas tecnologías en la asistencia sanitaria, entre ellas “precisión diagnóstica y terapéutica, diagnóstico y monitorización a distancia, deslocalización de los cuidados y seguimiento, apoyo al conocimiento o atención personalizada según las necesidades de cada paciente”. Destaca su apuesta por introducir la impresión 3D en los hospitales como “asistencia al personal sanitario ante intervenciones o diagnósticos”.

“FLEXIBILIZAR” LAS PLAZAS DE FORMACIÓN

El programa ‘popular’ presta “una especial atención” las condiciones laborales de médicos y del resto de personal sanitario. El PP avala la “flexibilización” en el número de plazas de formación de profesionales sanitarios, así como de la oferta anual de formación especializada, “sin más limitaciones que las inherentes a la capacidad de los centros para ofertar una formación de calidad”.

“Promoveremos la adecuación de las plantillas a las necesidades actuales y a la previsión de bajas por jubilación. Impulsaremos una reforma de las condiciones de trabajo, retributivas y de desarrollo profesional con el objetivo de adaptarlo al nuevo marco social, dignificar su trabajo y dotarlo de la flexibilidad necesaria para que puedan prestar un servicio de calidad y dar una atención óptima a los pacientes”, avanzan.

En el ámbito de la farmacia, reiteran su apuesta por el “modelo de farmacia comunitaria”, que otorga a los farmacéuticos competencias en materia asistencial, con el objetivo de “responder al reto del envejecimiento, cronicidad y dependencia”. En Enfermería, respaldan “incrementar su protagonismo activo” en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, así como involucrar a los enfermeros en los planes de acción nacionales para abordar la atención a la cronicidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here