Alaior cierra el ejercicio de 2018 con un superávit de 2,4 millones de euros

El Ajuntament de Alaior ha cerrado el ejercicio presupuestario del año 2018 con un superávit de 2.419.998 euros. Parte de esta cantidad servirá para aumentar la partida de inversión y llevar a cabo varios proyectos como la reforma del nuevo Casal Jove de “l’Hogar” (recientemente adquirido por el consistorio), diversas mejoras en todos los colegios públicos y edificios municipales de la localidad, además de la mejora del alumbrado público de Cala en Porter, entre otros.

A falta de concretar la cifra por el área económica, aproximadamente la mitad del superávit de cada año se destina a Inversiones Financieramente Sostenibles, por lo que a la cifra ya prevista en el presupuesto de 2019 en la partida de inversiones se añadirá una importante cantidad destinada a mejoras en juventud, educación y zonas turísticas.

Cabe señalar que el Ajuntament de Alaior cumple la Ley de Estabilidad Presupuestaria y la Regla de Gasto, dos de los objetivos más complicados y restrictivos de la administración local. Además, la estabilidad económica de las arcas municipales se puede comprobar con el remanente de Tesorería positivo que asciende a 6.301.439 de euros, muy lejos de los -750.000 euros del año 2011.

El concejal de Hacienda, Cristóbal Marqués, ha manifestado que la liquidación de los Presupuestos Municipales de 2018 es muy positivo no sólo por el superávit anunciado si no también porque se ha conseguido sanear las cuentas municipales después de diversos años consecutivos bajando los impuestos, muy especialmente el IBI. Pese a ingresar menos en impuestos directos (más de 1 millón de euros), se ha mantenido la presión fiscal, bajando la deuda, y siguiendo el buen ritmo en inversiones. Por eso motivo es una buena noticia que Alaior siga siendo uno de los municipios con la menor presión fiscal de Menorca y Baleares.

La alcaldesa, Misericordia Sugrañes, ha destacado que ahora se llevan a cabo inversiones sin pedir ningún préstamo y sin gastar más de lo que se tiene, algo que no se hacia antes. Gracias a la rigurosa gestión económica, se cumplen con los plazos de pago a todos los proveedores, tanto pequeños como grandes, para infundir seguridad y confianza. Actualmente, el Ayuntamiento paga a sus proveedores antes de los 30 días que exige la ley, muy lejos de aquellos 540 días de media que se tardaba en pagar en 2011.

La buena salud económica municipal repercute en el pago de intereses y amortizaciones a los bancos, de manera que dicho capítulo desciende cada año. Así, de los 353.000 euros que se pagaron en 2011 debido a la deuda contraída años atrás se ha pasado a pagar 27.000 euros en el año 2019. En consecuencia, los recursos que se pueden destinar a inversiones públicas y servicios necesarios para la ciudadanía han aumentado.

El plan de ajuste aprobado en 2011 preveía situar el endeudamiento del municipio por debajo del 75% de sus ingresos corrientes. A 31 de diciembre de 2018 la deuda viva del Ayuntamiento ascendía a 2.930.000 euros, lo que expresado en términos porcentuales supone el 27,91% de los ingresos corrientes y, por lo tanto, está muy por debajo del objetivo del 75% fijado para este año y lejos ya del límite máximo del 110% que esta administración llegó a superar hace ocho años. .

Finalmente, es importante recordar que en el año 2018 se destinaron 2.313.000 euros a inversiones: la transformación del entorno de San Diego, la ejecución de las obras de los pluviales de la C/ Sant Jordi de Cala en Porter, el nuevo alumbrado público de la Avenida Verge del Toro, la remodelación del Paseo Marítimo de Sant Jaume, las mejoras realizadas en los caminos rurales de Biniguarda y Medina, la obra de saneamiento de La Argentina, la construcción de una nueva zona deportiva en Cala en Porter y de un parque para perros en el núcleo urbano y, finalmente, la reforma de los parques infantiles de la Plaça des Ramal y de Cala en Busquets, entre otros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here