Ya se ha instalado usted en la casta

Carta a... Antonia Jover

Señora Antònia Jover Díaz, diputada por Baleares de Unidas Podemos:

Aún no ha tenido usted ni tiempo de calentar su poltrona en el palacio de la madrileña Carrera de San Jerónimo con su ‘culi di ferro’ político y ya nos da muestras inequívocas de que si algo se trae aprendido desde casa es a envolverse en las patrañas con las que la casta nos tiene lamentablemente acostumbrados.

Sí, señora Jover, esa casta de la que usted y los que la acompañan en el seno del partido Podemos se han cansado por activa y por pasiva de querer  hacernos creer que luchaban contra ella para erradicarla y que –mira por donde– ustedes mismos, los morados adanistas de la revolución pendiente, han pasado ya cómodamente a formar parte consustancial de ella.

Una de las características más abyectas de la casta, que ustedes también comparten desde sus apriorismos estalinistas, es la de hacernos comulgar a los ciudadanos con ruedas de molino. Ante una verdad incuestionable, la manipulan hasta hacerla irreconocible y, mediante la utilización de un lenguaje lleno de términos equívocos y polisémicos, la presentan totalmente tergiversada. Un ejemplo: denominar ‘democracia popular’ a lo que, simple y llanamente, es una dictadura tiránica.

Frente a la verdad incuestionable de los números arrojados por los votos depositados en las urnas en las pasadas elecciones generales españolas del domingo 28 de abril, usted se permite ante los medios de comunicación plurales de definir los resultados cosechados por Unidas Podemos como, literalmente, una “victoria”. Una “victoria” la suya que se parece a una victoria de verdad como un huevo a una castaña.

Señora Jover: o usted no se entera de nada –que puede ser–, o usted miente descaradamente siendo, además, consciente de ello –que también puede ser– o, simplemente, ha aprendido la primera lección del político: escamotear la verdad para que parezca que lo haces todo bien aunque realmente seas un auténtico desastre.

Por si de las tres opciones anteriores la que usted prefiere es “no se entera de nada”, pasamos ahora a exponerle las cifras que demuestran que usted en particular, su candidatura en Baleares y su partido en toda España han perdido estrepitosamente las elecciones.

Datos de Baleares: en 2016 votaron a Podemos en nuestra comunidad 117.812 ciudadanos. En 2019 lo han hecho 92.241. ¡Han perdido usted y sus compañeros de candidatura exactamente 25.571 votos! ¡El 22%! Poco más de uno de cada cuatro de sus seguidores de hace solamente tres años les han dejado en la estacada, han pasado de ustedes y han preferido otra lista electoral.

Pero eso no es todo. Las cifras del recuento de toda España aún son más sangrantes. Han caído ustedes desde los 5.049.734 votos del 2016 a 3.723.929 de ahora. Se lo pongo más claro para que se entere: Unidas Podemos ha perdido 1.325.805 de votos. ¡Un millón trescientos mil votos! ¡El 27%!

Los números son incuestionables: la candidatura que usted encabezaba en nuestra comunidad perdió con respecto a la de las últimas elecciones generales más de 25.000 votos. ¡25.000 votos! Suerte que ha sido una victoria. ¿En cuántos miles de votos cuantifica usted una derrota?

Y si su ‘victoria’ es descacharrante en el ámbito de Baleares, más lo es, si cabe, la de su líder Pablo Iglesias en España. El 27% de sus antiguos votantes les ha abandonado… y quieren hacernos creer que esto es un éxito. Asoma en esa postura la hedionda casta política de siempre, la casta que ustedes ahora forman satisfechos y enlodados en sus propias falsedades.

Señora Antònia Jover:

Seguro que usted, tras intentar engañar a la ciudadanía y quizás también a sí misma con la lectura sesgada de los resultados de las votaciones, no se ha parado ni un momento a preguntarse si quizás esa incuestionable derrota que han cosechado tiene algo que ver con la casa de 600.000 euros (100 millones de las antiguas pesetas) que se han agenciado su líder Pablo Iglesias y su lideresa Irene Montero en Galapar, con piscina, casa de invitados y barbacoa.

O que el crédito para pagar ese, como decimos en Mallorca, ‘chaletarro’ se haya conseguido a través de la Caja de Ingenieros que –¡oh casualidad!– es la misma entidad financiera en la que se mueven todos los dineros de Podemos.

O que cada vez que alguien dentro de Podemos se atreve a levantar un ápice la voz para contradecir al que manda se le decapite de forma inmediata (Errejón, Bescansa, Laura Camargo…).

O que el grupo municipal de Podemos en Palma lleve meses dividido en dos facciones en las que los de un lado y los de otro ni siquiera se saludan por los pasillos.

O que el grupo parlamentario de Podemos en el Parlament de les Illes Balears haya acabado la legislatura como el rosario de la aurora y ninguno de sus miembros repita en las próximas elecciones.

O que su propia secretaria general en Baleares, Mae de la Concha, haya cosechado unos paupérrimos resultados como candidata al Senado por Menorca.

O que sean ustedes los únicos en este país nuestro que aún defienden que el sátrapa venezolano Maduro es el presidente legítimo cuando ha demostrado que está sojuzgando a todo un país a través de sus fuerzas armadas y clausurando antidemocráticamente el parlamento libremente votado por los venezolanos en unas elecciones libres.

Podríamos seguir enumerando los motivos por los cuales ustedes, los morados de Podemos, han perdido el 27% de los votos en España y el 22% en Baleares. Pérdidas de votos que usted califica como “victoria”.

Señora Antònia Jover:

Bienvenida a la casta. Acaba usted de llegar y ya se porta como los peores que la han precedido. Lo triste y lo malo para los ciudadanos que debemos aguantarla es que usted ya está agarrada a la poltrona y tendremos que soportarla hasta las próximas elecciones.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here