Balears aumenta su población un 33% en 19 años

Baleares ha ganado desde el año 2000 un 33,5 por ciento de habitantes, solo superada por el aumento de personas en Guadalajara, que ha ganado un 53,8 por ciento, Almería y Girona, mientras más del 60 por ciento de municipios de España y 13 provincias pierden población, según un estudio de la Fundación BBVA que analiza la despoblación en el país.

Así, la población española ha aumentado un 15,4 por ciento desde el año 2000, pero este crecimiento contempla una “dispar evolución” demográfica a nivel municipal ya que el 63,1 por ciento de los municipios y 13 provincias han perdido habitantes desde entonces.

El fenómeno de la despoblación se acentúa y, en 2018, la mitad de las provincias españolas perdieron residentes respecto al año anterior, según han informado fuentes de la Fundación BBVA en un comunicado.

Los pueblos de 1.000 o menos habitantes, que representan el 61,5 por ciento del total de municipios españoles, son los que más han sufrido el desplazamiento de habitantes y actualmente solo concentran al 3,1 por ciento de la población. Por el contrario, casi el 80 por ciento de la población vive en municipios de más de 10.000 habitantes.

Por provincias, destaca el aumento de personas en Guadalajara, que ha ganado un 53,8 por ciento de residentes desde el año 2000, seguida de Almería, Girona, Baleares y Tarragona.

La despoblación es un fenómeno demográfico y territorial que se inició en España a principios del siglo XX como respuesta al modelo de industrialización, que ofrecía mayor creación de empleo, competitividad e ingresos en las ciudades y, por consiguiente, una mejor calidad de vida.

El envejecimiento y el crecimiento vegetativo negativo, derivados de la salida de personas jóvenes en edad de trabajar, hacen que la despoblación persista y sea un proceso que va más allá del flujo de población de las zonas rurales a las urbanas, según las mismas fuentes.

España presenta ganancias de población a lo largo de las dos últimas décadas, salvo entre 2013 y 2016, acumulando un crecimiento del 15,4 por ciento entre 2000 y 2018. No obstante, este comportamiento a nivel nacional presenta grandes variaciones en función de la región que se analice.

Entre 2000 y 2018 determinadas provincias experimentan un crecimiento demográfico acumulado, más intenso en el caso de Madrid y municipios colindantes, municipios de Murcia, la parte más sur de Andalucía, así como en la zona del mediterráneo.

Guadalajara (53,8 por ciento) es con diferencia la provincia con mayor crecimiento de población, seguida a distancia por Almería (36,9 por ciento), Girona (34,7 por ciento), Baleares (33,5 por ciento) y Tarragona (33 por ciento). Guipúzcoa (6,7 por ciento) es la única provincia que gana población de forma ininterrumpida año tras año.

Por el contrario, el 63,1 por ciento de los municipios españoles pierden población en ese lapso de tiempo. Este escenario municipal se traduce en 13 provincias que han visto reducir el número de habitantes, lideradas por Zamora (-14,2 por ciento) y Ourense (-10,4 por ciento) que presentan una 19.07.2019 despoblación ininterrumpida a lo largo de todo el periodo.

El fenómeno de la despoblación en determinadas regiones españolas se ha agudizado a lo largo del siglo XXI. En 2018, el 62,7 por ciento de los municipios y el 50 por ciento de las provincias españolas pierden población, si se compara con el año anterior, y 22 de ellas lo hacen ya 6 ejercicios consecutivos.

Zamora (-1,6 por ciento), Ávila (- 1,4 por ciento), León (-1,0 por ciento) y Cáceres (-0,9 por ciento) son las provincias con mayor merma poblacional en términos relativos, frente a Baleares (1,2 por ciento), Madrid (1,1 por ciento), Sta. Cruz de Tenerife (1,1 por ciento) y Girona (0,8 por ciento) que se encuentran en el extremo opuesto, con ganancia poblacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here