Son Fornés, un paraíso arqueológico en el Pla de Mallorca

DCIM100MEDIADJI_0029.JPG

Las técnicas arqueólogas del Museo Arqueológico de Son Fornés, Lara Gelabert (L) y Paula Amengual (P), se han prestado a cedernos parte de su tiempo para hablarnos de uno de patrimonios históricos y culturales más emblemáticos de Mallorca: el Yacimiento de Son Fornés, en Montuïri.

¿Cuáles son los orígenes del descubrimiento del Yacimiento de Son Fornés?

P: En 1975 fue cuando el yacimiento de Son Fornés se empezó a excavar. Antes ya se sabía que existía porque estaba incluido en un catálogo de monumentos. Pero hasta el 75 no se hicieron las primeras excavaciones. Ese mismo año también se descubrió el Talaiot 1, que es el más grande que se ha excavado en Mallorca. Y partir de ahí se continuaron haciendo excavaciones de forma periódica hasta el día de hoy.

El verdadero motivo del origen de las excavaciones es bastante singular. En los años 70, un profesor de la escuela de Montuïri, Pep Sanç, solía impartir sus clases de historia en espacio en el que ahora se encuentra el yacimiento. Daba la casualidad de que el yerno de Pep, era un estudiante de arqueología que poco después sería el encargado de iniciar la primera excavación sobre el yacimiento. Actualmente, esta misma persona es la que coordina los proyectos de excavación.

Pero lo más importante es saber que el Yacimiento de Son Fornés es uno de los primeros, por no decir el único, que desde un primer momento cuenta con una universidad detrás, que es la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Además, el yacimiento dispone de investigaciones y excavaciones que no son esporádicas, sino que forman parte de proyectos de investigación. Otro aspecto a destacar es que su equipo de investigación es el mismo que el de sus inicios, algo que en cierta manera también lo hace único.

¿Y cuáles son los orígenes del Museo Arqueológico?

P: El Museo Arqueológico antes de que se habilitara como museo era un molino productor de harina y era privado, pertenecía a alguien. Cuando el molino se deshabitó y dejó de utilizarse, el Ajuntament de Montuïri lo adquirió. Inicialmente el ayuntamiento quería dedicar este espacio para habilitar una oficina de información turística, pero esta iniciativa no acabó de cuajar. Justo en aquel momento coincidía con que el equipo de investigación del yacimiento de Son Fornés planteaba la apertura de un museo dedicado a los descubrimientos del mismo yacimiento. Fue entonces cuando, por suerte, se pudieron combinar estas dos necesidades, la de habilitar un museo y la aprovechar el espacio del molino que tenía el ayuntamiento. El proyecto del museo se puso en marcha a finales de los 90 y se inauguró el año 2001.

¿Qué períodos de la historia ha albergado el yacimiento?

L: La primera ocupación del yacimiento es talayótica, de hace unos 3.000 años. Es decir, que a partir del año 1.000 antes de Cristo, Son Fornés ya comenzaba a estar ocupado y fue entonces cuando se hicieron las primeras casas, en forma de talayots. Tras esa primera etapa, más tarde aparecen un par de períodos de abandono, y luego una reocupación en torno al año 500 a.C. -época de los ‘foners’ –bautizada por nosotros como era postalayótica. Seguidamente vuelve a haber otro período de cambio que coincide con la llegada de los romanos a Mallorca, época de la que también se data ocupación. Y también, aunque de manera algo descontextualizada y esporádica, encontramos restos islámicos. Por tanto, Son Fornés es un lugar donde ha vivido gente durante casi 1.500 años, con ciertos momentos de abandono y otros que a día de hoy aún desconocemos lo que sucedió, pero que con el tiempo se volvía a ocupar.

¡Ah sí! No hay que pasar por alto que tras esta época islámica, es cuando se confeccionó la posesión antigua mallorquina, datada en el siglo XVII d.C.

¿Desde cuándo está habilitado el yacimiento para visitarlo?

P: Desde que se excava y, sobre todo, desde que es público. Hubo un gran salto desde que pasó a manos del ayuntamiento. Tanto el museo como todo el poblado son públicos, es decir, pertenecen al Ajuntament de Montuïri.

Ya desde el principio se construyeron paredes y medianas para delimitar el yacimiento, y poco a poco se fue incorporando un parking para que la gente pudiese aparcar.

Es curioso que el museo esté bastante alejado del yacimiento.

L: Las circunstancias se dieron así. En su momento, dio la coincidencia de que este lugar estaba más adaptado para habilitar el museo que cualquier otro más cercano al yacimiento.

Es cierto que alado del yacimiento hay una posesión que forma parte de la finca de Son Fornés y que también es pública. Ahora nuestra idea, desde principios de año, es trasladar el museo a esa finca y de esta manera acercarlo aún más al yacimiento, algo que fue imposible en los inicios puesto que las casas eran muy antiguas y no había ni medios ni presupuesto suficiente como para poder hacerlo.

Entonces, ¿estáis contentas con la decisión de rehabilitar y trasladar el Museo Arqueológico de Son Fornés al lado del yacimiento?

P: Por su puesto. Así como en Menorca todo lo relacionado con la arqueología siempre ha estado muy interiorizado, parece que aquí nunca ha sido así hasta ahora. También te digo que por las características de los yacimientos de Mallorca, éstos siempre suelen estar a las afueras del municipio, es algo común en nuestra isla. Pero es verdad que una decisión como ésta, de acercar el Museo Arqueológico a su correspondiente yacimiento, la vemos como un gran paso adelante, un salto cualitativo para Son Fornés y para la arqueología balear.

Ya desde el principio de la legislatura anterior fuimos pasos a delante en este sentido y ahora podemos decir, muy satisfechas, que al fin lo hemos conseguido. En enero se establecieron las partes del financiamiento del nuevo museo, costeado en 1,5 millones de euros, y, según las previsiones, las obras de éste se iniciarán a principios del próximo año.

Este acercamiento también hará que Son Fornés sea un lugar aún más único, ya que dispondrá de un centro de interpretación pegado al mismo yacimiento, algo poco común entre la mayoría de yacimientos del mundo, a excepción de Grecia.

¿Y cómo será este nuevo museo?

L: Tenemos claro que no será un copiar y pegar del actual museo. Piensa que desde que se inauguró el museo en 2001, las excavaciones se han realizado de forma periódica y se han hecho múltiples descubrimientos en todo ese tiempo. Ahora disponemos de un abanico mucho más amplio, tanto de Son Fornés como del resto de la isla, y lo que queremos es que el nuevo museo se convierta en la principal plataforma arqueológica de Mallorca.

P: El yacimiento está delimitado en unas 3 hectáreas y tan solo llevamos excavado un 25%. Por tanto, a medida que vamos excavando, inevitablemente encontramos hallazgos que nos obligan a completar o cambiar cosas que dábamos por sabidas. Todo esto hace que el museo sea un espacio “vivo” y con constantes innovaciones.

Repetís varias veces que Son Fornés es un lugar único. ¿Qué es lo que lo diferencia del resto?

L: Varios aspectos. Primero su monumentalidad y la conservación de los restos, ya que hay pocos sitios donde éstos se conserven tan bien, y no sólo los de la época talaiótica, sino de las diversas etapas históricas que alberga el yacimiento (postalayótica, romana, islámica…).

Por otro lado, su equipo de investigación, que es el mismo que el de sus inicios. Luego que tiene detrás a una universidad, la UAB de Barcelona. Otra peculiaridad es que cuenta con proyectos de excavación estrictamente regulados por parte de su equipo de estudio.

Pero, sin lugar a dudas, su singularidad más destacable es que dispone de todo un museo monográfico que ayuda a complementar y ampliar toda la información del yacimiento.

Asimismo, creo que es importante subrayar que las investigaciones hechas por el equipo de Son Fornés son las que han aportado más conocimiento de la época talayótica en Mallorca.

¿Qué tipo de persona visita Son Fornés? ¿Suelen venir turistas?

P: Sí que vienen turistas, pero podemos afirmar que el 80% de los visitantes es público local. Además, este tipo de público es muy fiel y en muchas ocasiones hasta repite.

También tenemos muchos visitantes de centros escolares, sobre todo de primaria e infantil. Esto se debe a que hemos adaptado los contenidos y la oferta educativa a los currículums escolares. Para las escuelas también es útil venir porque así pueden completar conocimientos de un tema concreto, el cual nosotros hemos adaptado a su lenguaje y comprensión. Todo esto nos lleva mucho trabajo, es por eso que aprovechamos el verano para renovar y mejorar la oferta educativa que plantearemos a partir del mes de setiembre.

L: En cuanto al turismo, evidentemente no es un turismo que pase por aquí, ya que Montuïri no entra dentro de la demanda turística de sol y playa tan propia de nuestra isla. Si un turista viene hasta Son Fornés es, o bien porque lo marca su guía de viaje, o porque alguien se lo ha recomendado.

A nivel turístico, ¿le perjudica a Son Fornés estar en un municipio del Pla de Mallorca como Montuïri?

L: Seguramente. Además pensamos que los medios de transporte no ayudan en absoluto. Para aquella persona, sea turista o no, que no tenga coche y que quiera visitar Son Fornés, no puede visitar el mismo día el museo y el yacimiento, ya que no hay ningún autobús entre ambos puntos. Muchas veces somos nosotras mismas las que los acompañamos hasta el yacimiento, cuando realmente éste no es nuestro trabajo.

P: Es que las frecuencias de autobuses que pasan por aquí son de risa. No pedimos demasiado, tan sólo que se ponga un pequeño autobús que pase por Montuïri y más pueblos del interior de la isla y, de esta manera, se fomentaría otro tipo de turismo más cultural que no se limite al típico de sol y playa.

También es importante aclarar que Son Fornés está en Montuïri por pura casualidad. No hay que olvidar que primero estaban los talayots y luego, muchos siglos después, nace Montuïri. Realmente Son Fornés tiene el doble de trayectoria que Montuïri como pueblo. Este último es de la época medieval, más o menos del 1.300 d.C., mientras que el yacimiento es del 1.000 antes de la era, es decir, unos 800 años de diferencia entre los dos.

¿Cuántas personas pueden visitarlo durante un día?

L: Depende. Por ejemplo, ahora cada último domingo de mes hacemos una jornada de puertas abiertas en el museo y fácilmente tenemos una treintena de visitantes.

Luego, los días de actividades con visitas guiadas al yacimiento, podemos llegar a tener hasta 150 personas. También, siempre que acabamos la campaña de excavación hacemos una visita guiada al yacimiento y aquí es sin duda cuando más público tenemos. La última vez fue una locura. Habría unas 200 personas aproximadamente.

Aunque durante el curso, los días de trabajo normal solemos tener uno o dos grupos, que pueden ser perfectamente de unas 60 o 70 personas.

¿Y durante el verano?

P: En verano es diferente, viene mucha menos gente. Las épocas del año en las que viene más gente son el otoño y la primavera. En verano baja mucho el nivel de asistencia. Quizá cuando más notamos que aumenta drásticamente el número de visitantes en verano es cuando los días se empiezan a nublar. Aquí es cuando Son Fornés se convierte en una alternativa real al turismo de sol y playa.

Para acabar, tenéis alguna actividad próximamente que queráis comentar.

L: Sí. El día 19 de agosto, coincidiendo con las Festes de Sant Bartomeu de Montuïri, haremos una visita guiada al yacimiento, de 19 a 20 horas.

Y luego el último domingo del mes, el 25 de agosto, de 10 a 14 horas el museo estará abierto de forma gratuita para todo aquel que le apetezca visitarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here