“Gloria Santiago busca sus cinco minutos de gloria”

Detrás del telón Mesa del Parlament

Tras la polémica por el vídeo que Gloria Santiago subió a las redes sociales tras acudir a la recepción real en la Almudaina y haberse quitado el “disfraz de súbdita” (sic) , las críticas a su persona no dejan de sucederse.

La guionista y colaboradora de CANAL 4 Diario, Susana Hernández, como es habitual, y mediante una ficción guionizada, imagina cómo debe de ser la preocupación del presidente del Parlament, Vicenç Thomàs en estos momentos.

  1. CAFETERÍA DEL PARLAMENT, POR LA MAÑANA

Después de que su vídeo criticando al rey se difundiera por las redes sociales, la figura de la vicepresidenta primera del Parlament, Gloria Santiago, se ha convertido en objeto de polémica tanto en el mundo político como social de las islas.

El presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, se encuentra visiblemente alterado por el tema, y decidió quedar con Joana Aina Campomar, secretaria primera del Parlament, para hablarlo mientras se toman algo en la cafetería del emblemático edificio.

Tras más de media hora de continuas quejas por parte de Vicenç, Joana se encuentra totalmente cansada y deja de prestarle atención. Sabe de sobra que Vicenç solo se ha reunido con ella para poder desahogarse y despotricar a gusto, y que no le interesa lo más mínimo su opinión mientras le dé la razón.

VICENÇ:

Estoy preocupado por esta nuestra institución, Joana. Pensaba que con Balti Picornell y Xelo Huertas ya habíamos tocado fondo y, ahora, llega Gloria con sus ansias de protagonismo a demostrarme cuán equivocado estaba. ¿Y sabes qué es lo peor?

JOANA AINA:

(Indiferente, mientras come una de las galletes trempades que les han servido)

¿El qué?

VICENÇ:

Que, si algún día falto, ella será mi sustituta. ¡Por el amor de Dios, que ella es la vicepresidenta primera! Ese es el puesto que ocupaba yo antes de sustituir a Balti como presidente del Parlament. ¡¿Te imaginas a Gloria llegando a este cargo?! ¡No quiero ni pensarlo!

JOANA AINA:

Ya, Viçens, si te entiendo. Si hasta los de su propio partido y los republicanos de España la están criticando. Para que eso ocurra, muy grave ha tenido que ser.

VICENÇ:

¡Hombre, claro! ¿Te crees que a mí me importa algo que ella sea monárquica o republicana? ¿O que lleve vestido o pantalones? ¡Pues no! ¡Me la trae floja! ¡Allá cada uno con su vida! Pero lo que no puede hacer, Joana, es presentar semejantes declaraciones cuando está desempeñando un cargo público, y menos con ese deje de superioridad e infantilismo que demuestra en el vídeo. Un poco de decoro, por favor.

JOANA AINA:

Y qué quieres, Vicenç, la gente se ha vuelto loca con las redes sociales.

VICENÇ:

(Con un brillo en la mirada, al sacar ella el tema al que quería llegar)

¡Ahí le has dado, Joana! La culpa es del internet y de las redes sociales estas. A los jóvenes de hoy en día solo les importan los ‘likes’ y los ‘followers’. Y, pues mira, si Gloria quiere jugar a eso que se haga ‘youtuber’ o ‘instagramer’ o algo de eso. Pero, por favor, que no nos lo intente colar como un acto heroico o reivindicativo. ¡Si tan mal le parece que haya monarquía en España que no hubiera ido a la recepción! Hubiera sido igual de reivindicativo y, desde luego, mucho menos polémico; porque, Joana, aunque forme parte de la Mesa del Parlament, nadie la obligaba a ir.

(Bebe un sorbo de café y continúa hablando)

Pero es muy fácil hacer un vídeo desde su casa. Es lo que te digo: ¿quería hacer algo reivindicativo? ¡Qué no se hubiera presentado a la recepción! Que encima se puso ciega de gambas, Joana, que yo la vi, y eso bien que no lo menciona en su vídeo. Lo único que quiere Gloria es poder tener sus cinco minutos de gloria.

(Sonriendo ante su propio chiste)

JOANA AINA:

Toda la razón, Vicenç, pero ha conseguido lo que quería: han pasado cinco días y la gente sigue hablando de ella. ¿No dicen que toda publicidad, aun siendo negativa, es importante? Antes no la conocían ni en su casa y ahora hablan de ella desde todas partes de España, incluso Aina Aguiló le dedica un vídeo…

VICENÇ:

(Bufa, con indignación)

¡Pues mi Parlament no quiere esa publicidad! Hacer política es algo serio, algo que lleva años de tiempo, esfuerzo y dedicación… para que ahora llegue ella y lo pinte como si solo se tratara de subir vídeos supuestamente graciosos a la web; porque coincidirás conmigo, Joana, en que todo esto de gracioso tiene poco.

Joana asiente mientras mira distraída las pinturas que decoran la magnífica escalera del Parlament, sin percatarse de que Vicenç ha dejado de hablar.

Éste prosigue su monólogo.

VICENÇ:

Además, ¿quién se cree ella para criticar que el Rey no haya sido designado a través de unas elecciones? Porque, si mal no recuerdo, ella tampoco ha sido elegida presidenta por los votantes; sino que ellos votaron a Podemos y estos nos colaron a semejante impresentable.

(Al ver que Joana no le está prestando atención)

¿Joana? ¿Me estás escuchando? ¡Joana!

(Chasqueando los dedos frente al rostro de la mujer)

JOANA:

(Distraída)

Sí, sí, perdona. Tienes toda la razón, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho.

VICENÇ:

(Suspira, entendiendo que es inútil seguir hablando con ella)

Claro…

Finalmente, Vicenç decide imitar a Joana y dedicarse a admirar la belleza de su institución.

En ese momento, se da cuenta de que, por la escalera, está subiendo el vicepresidente segundo del Parlament, Juan Manuel Lafuente, quién seguramente se dirije a su despacho.

VICENÇ:

¡Eso es! ¡Juan Manuel! Él valora el valor de la tradición y del Parlament tanto como yo. ¡Seguro que comparte mi indignación y preocupación por la institución!

(Levantándose y corriendo tras Juan Manuel)

¡Juan Manuel! ¡Oiga! ¡Soy yo, Vicenç! ¿Te apetece hablar de lo de Gloria Santiago?

(Gritando, esperanzado, mientras le persigue)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here