Detrás del telón / Rafa y Xisca dan los últimos retoques a su boda

Rafa Nadal y Xisca Perelló están ya en la recta final previa a su boda. Como todas las parejas, preparan con ilusión la lista de invitados, los prolegómenos, la ceremonia, el convite y la luna de miel.

Susana Hernández, guionista y colaboradora de CANAL4 Diario, ante el evento recrea una hipotética conversación entre ambos.

  1. CUBIERTA DEL YATE BEETHOVEN – PORTO CRISTO, POR LA MAÑANA

Tras un duro entrenamiento en el Palma Sport & Tennis Club, el tenista Rafa Nadal llega, sudado y oloroso, a su barco.

Allí, su prometida, Xisca Perelló (Mery para Rafa) , le espera desde hace más de una hora.

MERY:

¿Dónde estabas, Rafa?

RAFA:

Con Carlos, en el club, echando unas bolas. Y después nos ha acompañado Carolina.

Rafa se dispone a abrazar a su futura esposa, pero ésta le separa con una mueca de desagrado.

MERY:

Ahora no, cariño, estás todo sudado. ¿Por qué no te das una ducha y ahora vienes? Tengo que hablar contigo de algo.

(En tono dulce, aunque sin poder evitar mostrar un deje de acidez)

RAFA:

(Resopla)

Vaaaaale.

Unos minutos después, Rafa vuelve a cubierta, ya duchado y con ropa limpia. Se sienta al lado de su futura esposa, quien tiene la mesa llena de revistas de novias y un plano del lugar dónde se realizará el banquete de bodas.

MERY:

He pensado que podríamos aprovechar que al fin estamos solos para hablar de los invitados de la boda, ¿qué te parece?

RAFA:

Cariño, ¿de verdad es eso tan importante? A mí me da igual quién venga a la boda mientras esté contigo.

MERY:

Ohhh

(Sonríe y le besa en la mejilla, para luego ponerse seria de nuevo)

He pensado que podríamos hacer una zona de famosos y otra de personas normales, ¿cómo lo ves?

RAFA:

(Rascándose la nuca)

¿Es realmente necesario, pero?

MERY:

¡Pues claro que sí! ¿Realmente te imaginas a tus amigachos Tomeu y Jaume sentados junto al rey? No, no. Que yo los quiero mucho, ya lo sabes, pero son demasiado pagesots.

RAFA:

Sí, supongo que tienes razón…

MERY:

¡Pues entonces estamos de acuerdo! Mira, esta es la mesa presidencial.

(Enseñándole un gráfico que ha hecho)

Tú y yo estamos en el centro, cómo no. A la izquierda están tus padres, ¿ves? Sebastià y Aina Maria. Y a la derecha los míos, Bernat y Maria.

(Emocionada)

RAFA:

Pero mis padres, ya sabes, no se llevan muy bien. No creo que aguanten mucho el uno cerca del otro…

MERY:

Bueno, pues ponemos a nuestras madres por un lado y a nuestros padres por el otro. ¿Va bien?

(Cambiando los nombres de sitio)

Con quien no me aclaro es con tu tío Miguel Ángel, porque es familiar pero también es famoso. El problema es que, si le ponemos con otros famosos, como la mayoría son del Madrid y él jugó en el Barça, pueden crearse disputas. Pero, si le colocamos en la zona de los familiares, tal vez se sienta ofendido por no considerarle un famoso. ¿Tú qué opinas?

RAFA:

(Pensativo)

¿Y si hacemos mesas individuales? ¡Así nadie se peleará con nadie y no habrá discusiones por quién ha cogido más colines del cesto!

(Emocionado, como si se tratara de la idea del siglo)

MERY:

(Entrecerrando los ojos)

¿En serio Rafa? ¿Mesas individuales?

(Bufa)

Yo no sé para qué te cuento nada, ¡si al final voy a hacer lo que me dé la gana! Mira, lo tengo, celebramos dos bodas. La primera será la más formal, por cumplir más que nada. Irán los Reyes, Federer y el resto de tenistas, algún político o famosete… y la segunda será una boda más privada… más familiar.

RAFA:

(Confuso)

Pero entonces… ¿estaremos casados dos veces?

Mery resopla, ya fuera de quicio. Rafa se da cuenta de ello y se apresura a tratar de corregir su error.

RAFA:

Vale, vale, olvida lo que te he dicho. ¿Quieres que te ayude a elegir el menú? De eso sí que había pensado algo.

MERY:

Claro… por qué no…

(Rebusca entre las revistas y le enseña varios artículos)

Se me había ocurrido que podíamos empezar con unos aperitivos, para abrir boca; tal vez caviar o algo con trufa. En cuanto al plato principal me gustaría seguir la línea de dar a elegir entre carne o pescado. Estoy pensando en codorniz y bogavante… o puede que en buey de Kobe.

RAFA:

(Bloqueado ante tantas palabras, mirando la hoja de papel arrugado que ha sacado de su bolsillo, en dónde traía apuntadas sus ideas)

Ahm… yo… carne y pescado, sí, eso lo tengo.

MERY:

¡Genial! ¿Qué tienes? ¿Filete Charbroiled Kobe y angulas? ¿Wagyu Sirloin y langosta?

RAFA:

Ahm… sobrasada y pika-pika de calamar…

Mery le mira incrédula.

MERY:

(Tras una pausa, con sequedad)

Eres increíble, Rafa.

RAFA:

(Sonriente, creyendo que se trata de un halago)

¡Gracias!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here