Persisten las ofertas ilegales turísticas en Mallorca

tienda de campaña Airbnb

“Se alquila tienda de campaña por 49 euros la noche cerca de Manacor”. Este era el titular de una información publicada por CANAL4 Diario el 18 de agosto de 2018. Hace exactamente un año de ello.

Un año, en que la conselleria de Turisme ha ampliado la plantilla de inspectores turísticos en ocho efectivos más, contando así con una quincena de ellos. A pesar de todo siguen siendo insuficientes, y el malestar del sector en aumento…

Un año, en que podríamos utilizar el mismo titular pues nada ha cambiado. Hace escasas semanas, CANAL4 Diario se hacía eco de que en la plataforma Airbnb se seguían ofertando caravanas, furgonetas y tiendas de campaña para vacaciones en Balears. Para nuestra sorpresa, una nueva búsqueda en el portal Airbnb, simulando una estancia entre el 30 de agosto y el 1 de septiembre en cualquier lugar de Balears, nos ha puesto delante a una vieja conocida… ¡la misma tienda de campaña por 49 euros la noche cerca de Manacor!

Un año después del escándalo, se sigue ofertando exactamente lo mismo. Pocas cosas han cambiado en el anuncio, a excepción de haber añadido un par de nuevas fotos y haber cambiado el idioma del texto descriptivo (ahora en inglés, antes en castellano). Pero el precio, el huésped, la tienda de campaña y el baño compartido siguen siendo los mismos. Incluso la bucólica imagen de una pareja haciendo un corazón con los brazos mientras observa una puesta de sol, también sigue siendo la misma…

imagen bucólica
La misma imagen bucólica de la pareja haciendo corazones al sol sigue vigente en Airbnb

SISTEMA PERVERSO

Es evidente que algo no está funcionando en un sistema perverso donde se dictan leyes (restrictivas la mayoría) sin parar. Se obliga a adaptarse a ellas a marchas forzadas, pero luego no hay quien vigile su cumplimiento. O si se vigila, siempre parece que se hace con los mismos.

No son pocos los propietarios de inmuebles destinados al alquiler turístico que se quejan abiertamente. Inmuebles que se han adaptado a la normativa y exhiben ya su número de licencia o registro. Los mismos que se sienten perseguidos y ahogados por la administración. Los que cumplen con la ley pero luego observan escépticos como aquellos que siguen campando en la ilegalidad (e incluso en la alegalidad) continúan a sus anchas.

Es la perversión del sistema que parece castigar a quien cumple y recompensar a los viejos zorros que, o han tenido suerte, o saben como sortear la ley.

GATOPARDISMO

Una simple búsqueda desde una redacción de un medio de comunicación es suficiente para detectar decenas de irregularidades. Entonces… ¿dónde están los inspectores? Y no se trata de una cuestión personal contra el huésped de la famosa tienda de campaña por 49 euros. Ni contra él, ni contra otros tantos que posiblemente consigan llegar a final de año con algo más de solvencia económica gracias al alquiler turístico.

ANUNCIO aIRBNB
Tienda de campaña retro en alquiler por 49 € la noche

Podríamos abrir debates alternativos sobre si alquiler vacacional sí o alquiler vacacional no. Pero este artículo no va de eso. Va de “o todos moros o todos cristianos”. Va de que la administración si no tiene efectivos reales y eficientes para controlar el cumplimiento de sus leyes, mejor que lo piense dos veces antes de aprobarlas. Las leyes de papel no valen para nada, más que para generar crispación entre quienes las obedecen.

El anuncio de la tienda de campaña por 49 euros la noche es solo la imagen de una realidad que no ha cesado en nuestra comunidad. Es aquella estampa que pone en evidencia que algo no está funcionando…

El gatopardismo del “cambiar todo para que nada cambie” está dejando de satisfacer a aquellos que sí cumplen con lo establecido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here