Gómez reconoce que dos meses antes de la intoxicación masiva ya se detectaron deficiencias en el restaurante Dragon Sushi

Patricia Gómez consellera

La consellera de Salud y Consumo, Patricia Gómez, ha defendido este miércoles que cesaron la actividad del restaurante oriental de Palma que causó una intoxicación alimentaria el mismo día en el que se pudo confirmar el brote, con 7 casos en el Hospital de Son Llàtzer y 3 en el de Son Espases, el domingo 25 de agosto.

En este sentido, según ha argumentado Gómez ante la Comisión de Salud, el establecimiento no se pudo cerrar antes porque “podía haber la sospecha, pero no se había declarado el brote” y ha añadido que fue el sábado 24 de agosto cuando la Conselleria tuvo constancia de la posible intoxicación y empezó con el protocolo habitual.

En esta línea, ha explicado que el mismo sábado el Servicio de Emergencias 112 y la Policía Local iniciaron la toma de declaraciones, si bien no hubo una confirmación oficial de casos y era solo una sospecha del 061.

Ese sábado, según ha relatado la consellera, el restaurante continuaba abierto, por lo que se solicitó una inspección para el cierre cautelar que se llevara a cabo antes de la apertura del domingo mediodía.

El domingo por la mañana se inició la inspección que culminó a las 14.00 horas con seis actas abiertas y se ordenó la suspensión de actividades y el precinto de cámaras debido a numerosas deficiencias estructurales y riesgo de manipulación de alimentos.

Asimismo, a las 13.23 se declararon los 10 casos en Son Espases y Son Llàtzer, unos casos que, a día de hoy, han ascendido a 102 personas, con 43 positivos por ‘salmonela’.

Con todo, ha defendido que la Administración ante una intoxicación “sabe cómo ha de actuar” y “lo ha hecho con todas las herramientas y la premisa de salvaguardar la seguridad y la salud de los ciudadanos”.

Asimismo, Gómez ha realzado la labor comunicativa con “información de forma continua” a los medios de comunicación y ha destacado el total de seis notas de prensa, casi diarias, hasta el 6 de septiembre.

“LA CAUSA NO SE PUEDE ESTABLECER EN UN SOLO ALIMENTO”

Durante la comparecencia, preguntada por la causa del brote, Gómez ha sostenido que “no se puede establecer en un solo alimento”. “Parece que la mayoría comieron de un surtido determinado de alimentos pero sin poder especificar cual de ellos”, ha explicado.

Por lo que respecta al restaurante, Gómez ha concretado que el restaurante había pasado una inspección en 2015, luego otra en junio y, finalmente, la última fue la de urgente del mes de agosto.

Según ha explicado, en junio ya se detectaron una “serie de deficiencias” de nivel 1 –los establecimientos se cierran con nivel 0–, si bien las consiguieron subsanar con el tiempo estipulado.

20.000 RESTAURANTES EN BALEARS, 68 INSPECTORES

Preguntada por la cantidad de restaurantes en Balears, Gómez ha explicado que en la memoria de 2018 de Salud Pública hay censados 20.038 establecimientos de restauración y se cuenta con una plantilla de 68 inspectores. Asimismo, ha añadido que solo el 8 por ciento son sancionados.

“Tenemos 20.000 establecimientos y miles de personas que comen cada día en ellos, el riesgo 0 no existe. Los inspectores pueden ir hoy y comprobar que todo está correcto pero el día siguiente el restaurante puede recibir en mal estado un alimento y producir un brote”, ha explicado.