Para que todo reviente

Al final todo termina siendo como un cónclave papal. Volveremos a ir a votar, saldrán elegidos más o menos diputados. Pactarán o no pactarán.

El problema está en que se reunirán entre ellos, haciendo el paripé, repartiéndose las sillas. Es lo que hemos visto hasta día de hoy tras la investidura fallida de Pedro Sánchez.

Cuatro votaciones en cuatro años y no tener unos políticos que sean capaces de ponerse de acuerdo… Y lo que hemos votado no sirve para nada.

¿Y si empezamos a reírnos nosotros de ellos, de los políticos? 180 millones de euros para un nuevo proceso electoral… Y para más inri Risto  Mejide presenta un nuevo partido, aunque pensándolo bien… ¡Yo voto para que todo reviente!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here