Las 13 víctimas de la torrentada

Guardia Civil sant llorenç

Al margen de los cuantiosos daños materiales que dejó la torrentada, la parte más amarga que aún hoy no ha sido superada, son las 13 víctimas que perdieron la vida por los estragos de la riada que azotó el Llevant de Mallorca.

Personas con nombre y apellidos. Con una vida y unas historias que han quedado marcadas a fuego en el imaginario colectivo. Vidas truncadas injustamente a las que, desde aquí, queremos recordar.

RAFEL GILI

Rafel Gili torrentadaMuy conocido, querido y apreciado en Artà pues fue alcalde de la localidad por mayoría absoluta (2007). Rafel Gili tenía 71 años cuando perdió la vida. Fue una de las primeras víctimas de la torrentada que se conocieron. Rafel Gili había sido profesor de tenis y también de baile de salón. De joven emigró a Alemania para labrarse un futuro. Su hijo, Tolo Gili, también ha sido alcalde de Artà siguiendo la estela de su padre.

JUAN GRANDE

juan grande torrentadaTenía 62 años cuando la torrentada le sorprendió conduciendo su taxi. Había recogido a un matrimonio escocés que también murieron. Juan Grande era más conocido como “Moncho”. Quienes le conocían hablaban maravillas del taxista. De hecho había adquirido recientemente una Mercedes Vito adaptada para personas con movilidad reducida.

ANTHONY Y DELIA GREEN

anthony y delia green torrentadaLa pareja escocesa acabada de llegar a Mallorca. Subieron al taxi adaptado de Juan Grande para llegar a su hotel en Cala Bona. Anthony tenía 77 años, Delia 75 y apenas podía caminar. Ambos tenían tres hijos y varios nietos. Vivían en Moffat (Escocia). El viaje a Mallorca que les costó la vida les hacía especial ilusión.

BERNAT ESTELRICH

Bernat tenía 83 años, vivía solo en Sant Llorenç y en el momento de la torrentada estaba en su domicilio de la calle Ordines, en el centro de la localidad, dormido en una butaca. De hecho fue allí donde pereció. Su cuerpo, fue de los primeros que fueron hallados por la Guardia Civil. Bernat era muy apreciado por sus vecinos, pues pese a su avanzada edad aún salía a pasear todos los días y mantenía una vida activa.

BIEL MESQUIDA

biel mesquida torrentadaBiel Mesquida había salido en su furgoneta para ir, como de costumbre, a un pequeño campo cerca de son Vives, en Sant Llorenç. Desgraciadamente la torrentada se cebó con esa zona y acabó con su vida. Biel tenía 55 años, esposa, hijas y también nietos. En las primeras horas sus allegados difundieron su fotografía en las redes sociales solicitando ayuda por su ausencia. Quienes le conocían le recuerdan como una persona afable y de buen trato.

JOANA BALLESTER

Joana es otra vecina de avanzada edad que perdió la vida en su domicilio de Sant Llorenç. Tenía 89 años y vivía sola. Cuando su hijo Miquel logró alcanzar la casa de su progenitora ayudado por la Guardia Civil, ya fue demasiado tarde para salvarle la vida. Joana residía en la carretera de Son Servera a su paso por Sant Llorenç. Pese a su edad y a utilizar un caminador, Joana aún se valía por sí misma. La riada la sorprendió en la cama durmiendo.

MIKE Y PETRA KIRCHER

MIKE Y PETRA KIRCHER TORRENTADAEl matrimonio Kircher, ambos alemanes, eran residentes en Mallorca. Sus cuerpos fueron hallados en la zona de Canyamel varios días después del desastre. Una amiga del matrimonio dio la voz de alarma desde Alemania. En el momento en que la torrentada les sorprendió a bordo de su Ford Focus, estaban hablando con su amiga, hasta que se perdió la conexión. Mike tenía 61 años y su esposa 63 cuando murieron.

CATERINA ELISABETH NOIG

Holandesa de 80 años, Caterina Elisabeth era más conocida como “Tine”. Fue hallada muerta en Son Carrió. Al parecer la anciana fue arrastrada por la torrentada.

ANDREAS KÖRLIN

andreas korlin torrentadaAndreas Körlin, periodista alemán de 57 años tenía casa en Mallorca. En el momento en que se vio sorprendido por la torrentada a bordo de su Skoda Yeti, se dirigía al aeropuerto para recoger a un amigo. Trabajaba en el diario Neue Presse, aunque pasaba largas temporadas en la isla.

JOANA LLITERAS Y ARTHUR ROBINSON

Arthur RobinsonJoana-Lliteras-Planas.jpg

Madre e hijo. Convertidos involuntariamente en las víctimas más visibles de la torrentada que azotó el Llevant en octubre de 2018.

Joana, farmacéutica de Manacor se dirigía en la tarde del 9 de octubre hacia Capdpera donde residía. En el vehículo viajaban con ella el pequeño Arthur, el mediano de tres hermanos, y Úrsula, la benjamina de la familia Robinson Lliteras.

Joana, consiguió salvar milagrosamente la vida de su hija, la cual fue rescatada posteriormente por Daniel Thielk, un ciclista alemán.  Joana tenía 40 años y Arthur tan solo 6 cuando perdieron la vida.

El cuerpo del pequeño fue el último en aparecer tras ocho días de intensa búsqueda. Arthur, pequeño alegre y travieso, era el mediano de tres hermanos. Seguía la estela de su hermano mayor y adoraba los karts. Por su parte, Joana, amante de los animales y de su familia, tenía un trato muy cercano y familiar con todos aquellos que frecuentaban la farmacia que regentada en la plaza Abrevadero de Manacor.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here