Las promesas olvidadas

Pedro Sánchez

Tras el desastre no fueron pocos los ciudadanos anónimos, así como empresas y organismos particulares, lo que hicieron importantes donaciones para ayudar a las víctimas de la riada a paliar los desperfectos a los que debían hacer frente.

No hay que olvidar que en la zona cero, hubo familias que lo perdieron literalmente todo. Los donativos económicos así como material escolar, muebles, ropa, menaje, utensilios y productos de limpieza no dejaban de llegar al Llevant, sobretodo a Sant Llorenç.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no dudó en visitar la zona afectada. Llegó en la tarde del 10 de octubre, un día después de la tragedia. Vestía traje azul impoluto aunque no dudó en calzarse una botas de agua para saludar a varios vecinos afectados.

El 19 de octubre de 2018, diez días después de la torrentada, el Gobierno declaraba la zona afectada por emergencia de Protección Civil, la figura equivalente a zona catastrófica. Más de 300 casas y 190 kilómetros de carreteras públicas (incluyendo puentes) necesitaban reparación.

El hecho de que la zona afectada fuese declarada afectada por emergencia de Protección Civil implicaba la tramitación con carácter de urgencia de las ayudas económicas para paliar daños personales y materiales, así como también una subvención del 50 por ciento en las obras para recuperar infraestructuras.

Pese a ello, un año después de la tragedia las ayudas estatales siguen sin llegar. Un hecho que no todos pueden entender. Sobretodo los afectados.

Pablo Casado torrentadaPedro Sánchez no fue el único que visitó la zona cero de la torrentada, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado también visitó Sant Llorenç y s’Illot entre otros lugares. Su visita, como la de Pedro Sánchez, generó críticas en redes sociales al tildarles de aprovechar la desgracia para salir en fotos “sin mancharse los zapatos”.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here