‘La Guapi’ acepta seis años de cárcel y ‘El Ico’ tres años por narcotráfico

Audiencia Provincial, Juicios, Tribunales

Manuela Fernández Cortés, conocida como ‘La Guapi’, ha aceptado este lunes una condena de seis años y un día de cárcel más una multa de un millón de euros por narcotráfico, mientras que su hermano, Francisco Tomás Hernández Cortés, apodado ‘El Ico’, ha aceptado una condena de tres años.

Los dos hijos de la matriarca del clan de Son Banya conocida como ‘La Paca’, junto a varias personas más, han llegado a un acuerdo con la Fiscalía en el juicio celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares.

Con todo, a ‘El Ico’ se le impone también una multa de 17.000 euros, que suponen seis meses más de cárcel en caso de impago. El acusado ya ha avanzado en la vista que no los podría pagar.

“O sea, ¿seis meses más de cárcel? Yo no tengo 17.000 euros”, ha manifestado. Tanto el magistrado presidente de la Sala, Diego Gómez-Reino, como ‘La Guapi’ han hecho callar a ‘El Ico’, que se ha molestado con su hermana.

‘El Ico’ también se ha levantado para decir que no entendía por qué estaba allí. “Vengo de la prisión, mire cómo vengo. Tengo tres hijos”, ha lamentado.

‘La Guapi’ fue detenida en septiembre de 2017 a bordo de un vehículo, en el que se incautaron tres paquetes con 3,1 kilos de cocaína con un valor estimado de 668.125 euros.

La pareja de ‘La Guapi’, un exmilitar, ha aceptado una pena de cinco años en total por participar en el narcotráfico además de un delito por tenencia ilícita de armas, por la pistola semiautomática modificada que se encontró en un registro en una vivienda vinculada a él en Granada.

El resto de acusados han aceptado penas de entre dos y cuatro años. Una de las procesadas irá a un centro especial de internamiento, en lugar de a la cárcel, porque sufre un trastorno mental leve. Asimismo, la Fiscalía ha retirado la acusación contra otro de los procesados, que ha quedado absuelto.

Los condenados han reconocido que se dedicaban a la venta de cocaína, principalmente en Palma. La hija de ‘La Paca’ dirigía la el aprovisionamiento, almacenaje y distribución de la droga y de los beneficios, junto a su pareja sentimental, un joven exteniente del Ejército.

Ambos contaban con terceras personas para realizar labores de contacto con compradores, alquilar trasteros para almacenar la cocaína, conseguir teléfonos móviles desechables para el grupo y esconder y transportar dinero. Los acusados utilizaban a sus familiares más cercanos para realizar este tipo de labores vinculadas al negocio de la droga.

Sin embargo, el funcionamiento del grupo se alteró cuando ‘La Guapi’ ingresó en prisión en septiembre de 2017. Siguió liderando la organización desde la cárcel y que los implicados acudían a prisión para recibir instrucciones, y que ‘El Ico’ y su mujer adoptaron “un rol mucho más activo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here