Clausuran un local de ocio nocturno por exceso de ruido y deficiencias en Eivissa

local de ocio en west end eivissa

La Policía Local del municipio ibicenco de Sant Antoni de Portmany ha clausurado de manera temporal un establecimiento de la zona del West End incluida en la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) al cometer presuntas infracciones en materia de contaminación acústica.

Según ha informado el Ajuntament este domingo en una nota de prensa, los agentes de la Unidad de Medio Ambiente, en una actuación conjunta con la Policía Referente, denunciaron a finales de noviembre al local. Al parecer, por presuntas deficiencias del vestíbulo acústico ya que no garantizaba el cierre y hermetismo de las puertas de acceso, siendo necesaria la apertura simultánea de las dos puertas para entrar o salir.

Asimismo, los agentes denunciaron al local por manipulación de la instalación acústica y del limitador de sonido al modificarse los valores acústicos.

El Ajuntament ha informado que debido a estas presuntas infracciones se impuso una medida provisional de precinto del equipo de música y limitador sonométrico, los cuales no podían ponerse en funcionamiento hasta que se garantizara la correcta implantación y adaptación del equipo de música a las condiciones establecidas por ley contra la contaminación acústica de Balears.

Posteriormente, los agentes interpusieron dos denuncias en dos días diferentes por no cumplir con la medida cautelar y poner, según ha informado el Consistorio de Sant Antoni de Portmany, música en el interior con otros aparatos como televisores, motivo por el cual se ha procedido al cierre del local.

EL LOCAL SE ENFRENTA A UNA SANCIÓN DE 14.500 EUROS

Las posibles sanciones que pueden corresponder por la comisión de infracciones graves son multas económicas que van desde los 601 euros hasta los 12.000 euros por cada una de las infracciones; suspensión de la licencia de actividad musical por un período de tiempo comprendido entre un mes y un día y un año, así como la clausura temporal, total o parcial, de las instalaciones por un período máximo de dos años.

En este caso, la propuesta inicial de sanción es de 14.500 euros (8.000 euros por la presunta manipulación del limitador sonométrico y 6.500 euros por las deficiencias, apuntadas como motivo del cierre, en la ejecución del vestíbulo acústico), además de una sanción accesoria de 6 meses de suspensión de la licencia de actividad musical.

La Policía Local también procedió este verano al precinto de los equipos de música de cuatro locales por manipulación de los limitadores de sonido, según ha recordado el Consistorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here