Aplíquese a usted misma la vara de medir que receta a los demás

carta petita

Señora Fina Santiago Rodríguez, consellera d’Afers Socials i Esports del Govern de les Illes Balears:

Hemos descubierto –aunque, dados sus antecedentes, no nos ha sorprendido– que quiere imponernos a los demás la estricta vara de medir que niega aplicarse a sí misma.

La execrable realidad de que en las cloacas de nuestra sociedad occidental, avanzada, democrática, moderna y del siglo XXI subyace una sórdida realidad de decenas de niños y niñas tutelados por las instituciones públicas que padecen violaciones y abusados sexuales por parte de desarrapados depredadores humanos nos ha hecho confirmar otra evidencia que desde hace ya mucho tiempo veníamos constatando: la existencia entre nosotros de políticos como usted que se arrogan unilateralmente la potestad de juzgar y condenar al resto de los mortales desde la estulticia del que se cree superiores a los demás.

Asumiendo que el gravísimo problema social y ético que hemos ahora descubierto remonta sus orígenes a legislaturas anteriores a su mandato político, que también se padecen en muchos otros puntos del planeta, que los verdaderos culpables son los delincuentes violadores y abusadores y que, además, solamente la colaboración de toda la sociedad podrá acabar con todo eso, lo que también constatamos es que usted se ha intentado poner de perfil, exonerarse a sí misma de toda responsabilidad y, también, culpabilizar de todo lo ocurrido a otros ámbitos políticos e institucionales para usted salirse de rositas.

Práctica esta, la de escaquearse de todas las culpas inherentes a errores y malas prácticas políticas, en la que usted ha demostrado ser una auténtica campeona. Como muestra, un botón: la debacle electoral padecida por su partido en los últimos comicios autonómicos y locales se ha cobrado cargos en muchos de sus compañeros, pero usted se ha aferrado con todas las fuerzas a su poltrona de consellera sin un atisbo de autocrítica. ¡Qué lejos se encuentra su proceder personal del de otros de sus compañeros que han asumido su responsabilidad dando un paso atrás y dejando la primera fila a otros para que intenten recuperar el favor de la ciudadanía!

Asumiendo que la fiscalía podría haber hecho alguna cosa más de las que hizo para proteger a los menores tutelados víctimas de abusos sexuales, que tampoco lo hicieron absolutamente todo bien ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil y que los niños y niñas tutelados por el IMAS no son responsabilidad administrativa directa suya, usted es aún la consellera d’Afers Socials de nuestra comunidad autónoma y, por ley, máxima responsable de este ámbito en todas las Illes Balears.

Lo que sí está en su debe son los cinco casos conocidos de trabajadores encargados de vigilar a menores conflictivos adscritos a su ámbito de competencia y despedidos por ‘prácticas sexuales inadecuadas’, realidad que no le ha hecho mover ni una ceja en su comparecencia en el Parlament.

Nada de lo acontecido parece, según usted, que le atañe. Nada… Cuando la realidad es que todo es responsabilidad suya. Todo ya que usted es la máxima autoridad en protección de menores en la Comunidad Autónoma de les Illes Balears. La máxima. Y eso significa que es usted también la máxima responsable.

Señora Fina Santiago:

En una legislatura ya pasada, en nuestra comunidad falleció un joven inmigrante sin papeles llamado Alpha Pam. Murió por no haber sido atendido de forma adecuada en un hospital público. Entre el cumplimiento estricto e inhumano de las órdenes de ahorro económico y la propia actitud de la víctima, la enfermedad avanzó y se cobró su vida.

Tras estos luctuosos hechos, usted en compañía de otros convirtieron esta lamentable realidad en un ariete político para atacar a un gobierno de color distinto al suyo. Así es la práctica habitual de la oposición. Las reclamaciones de dimisiones de políticos fueron intensas y constantes. Y usted encabezó y acompaño muchas de ellas.

Si en ese momento esa era su vara de medir, ¿por qué ahora no se la aplica usted a sí misma?

Señora consellera:

Su actitud ante los ominosos casos de las niñas y los niños tutelados por las administraciones públicas y realmente indefensos ante las violaciones y los abusos sexuales cometidos por depredadores humanos que se han aprovechado de su soledad nos muestra lo peor de la política. Nos muestra el egoísmo de los que como usted se aferran al cargo de forma patética sin asumir sus responsabilidades. Su manera de actuar sitúa a sus compañeros del Govern y del partido al que usted pertenece frente la disyuntiva de tragar con unas ruedas de molino que ninguno de ellos deberían nunca asumir.

Reflexione y haga un reset. Medite sobre su responsabilidad. Seguro que si lo hace solamente un minuto concluirá que si esto le hubiera pasado a un político de otro partido, usted pediría su dimisión de forma inmediata y sin contemplaciones.

Pues eso, señora Santiago. Aplíquese eso mismo a usted.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here