Presencia mallorquina en el Congreso de Laicos “Poble de Déu en Sortida”

El Congreso de Laicos “Pueblo de Dios en salida” contó con la participación de 2.000 congresistas, entre ellos 15 mallorquines, que se dieron cita al Pabellón de Vidrio de la Casa de Campo de Madrid. Proceden de las 70 diócesis españolas (1.261); 91 asociaciones y movimientos de ámbito nacional (349); 38 congregaciones religiosas (219) y de 12 institutos seculares (38).

La primera intervención fue la del nuncio apostólico, Mons. Bernardito C. Auza, para dar lectura al Mensaje-saludo del papa Francisco a los congresistas. En su mensaje el papa recuerda a los santos patrones de Europa Ciril y Metodi que anunciaron el Evangelio en los pueblo eslavos. “El fruto fue ver como muchos se adherían a la fe formando una comunidad”. “Esto nos enseña —como afirma el lema del Congreso— que somos Pueblo de Dios, invitados a vivir la fe, no de forma individual ni aislada, sino en la comunidad, como pueblo estimado y querido por Dios”. Además, el papa Francisco ha señalado que “el mandato misionero es siempre actual y vuelve a nosotros con la fuerza de siempre, para hacer resonar la voz siempre nueva del Evangelio en este mundo en que vivimos, particularmente en esta vieja Europa, a la cual la Buena Nueva se ve sofocada por tantas voces de muerte y desesperación”.

El periodista José Luis Restán, director editorial de COPE, fue el encargado de comunicar la ponencia inicial. Una ponencia en la cual, de alguna manera, han estado presentes las 37.000 personas que han integrado los grupos del trabajo previo a las diócesis, movimientos y asociaciones laicales. José Luis Restán fue el portavoz llevando en el Congreso las conclusiones de esta fase previa que se inició el 2018. Por eso empezaba la ponencia señalando que “podríamos decir que más que ‘congresistas’ somos ‘enviados’.” El Instrumento de Trabajo “es fruto de este camino compartido, de esta gran conversación que ya ha empezado hace meses y que en este Congreso tendrá un momento central, que después tiene que proyectarse al futuro”. Y se paró en dos palabras claves: sinodalitat y discernimiento.

La segunda parte de la ponencia se ha centrado en la Instrumentum Labores sobre el momento que vive el laïcat en España. Y ha empezado por las luces, entre las cuales ha señalado: Ha crecido la conciencia de nuestra identidad eclesial y de la vocación y misión a la cual estambre gritados los fieles laicos; como Iglesia, reconocemos los pecados de algunos de sus miembros en lugar de ocultarlos; aumenta la conciencia que el servicio a los más pobres y vulnerables es una dimensión esencial de la misión, el reconocimiento general que nos encontramos en un contexto cultural muy plural y el hecho que muchas franjas sociales están profundamente alejadas de la fe; estambre incorporando entre nuestras prioridades como Iglesia algunos de los grandes retos sociales del momento.

Y también las sombras: todavía tiene un peso relevando el “clericalismo”; preocupa la pérdida de la centralidad de la Eucaristía; nuestras comunidades son en ocasiones cerradas y poco acogedoras; las familias cristianas viven con frecuencia solas y esto se refleja en su dificultad para ejercer la misión esencial de transmitir la fe; hay una resistencia al cambio derivada de nuestra instalación en viejos esquemas, y por otro lado hay miedo a los nuevos retos.

En cuanto a los retos y desafíos para un laïcat en salida misionera ha destacado: la conversión personal; fortalecer el sentido de comunidad, de pertenencia, de identidad eclesial; la santidad misionera; la corresponsabilidad real dentro de la Iglesia, nuevas formas de participación: estar en el mundo siendo sal y luz, la Iglesia es un bien para la familia y la familia es un bien para la Iglesia y ofrecer una renovada formación.

Un día para recorrer “cuatro” caminos
Los itinerarios han sido el eje central de Congreso. Se trata de “caminos” que recorrerán los congresistas para profundizar en cuatro claves que permiten concretar la vocación y misión de los fieles laicos: primer anuncio, acompañamiento, procesos formativos y presencia en la vida pública. Se iniciaron con una breve ponencia para enmarcar cada uno de ellos. Siguieron con la presentación de experiencias relacionadas con cuarenta líneas temáticas (manantial por itinerario), acompañadas de testigos de personas que las están protagonizando.

Este segundo día de Congreso Laicos 2020 estuvo amenizado con música a cada uno de los descansos. Actuaron diferentes grupos de músicos católicos contemporáneos coordinados por Jesús Cabello, David Santafé y Unai Quirós.

También la jornada se cerró con música. El anochecer empezó con un concierto con las actuaciones de Grilex, Hakuna, Olga Martínez, Gaby Söner, Chito Morales (Brotes de Olivo) y Fermín Negre (IXCIS), Bombaii, Alba, Maria Vasan, Sara y Mingos, Toño Casado, Unai Quirós, Jesús Cabello y Mabele, la canción “Misión” de los cuales se ha convertido en el himno del congreso de Laicos.

La jornada de sábado empezó con la celebración de la Eucaristía, presidida por el secretario general de la CEE, Mons. Lluís Argüello. Después de esta, los 2.000 congresistas empezaron el “recorrido” de cada uno de los cuatro itinerarios. La primera parada fueron las charlas para presentarlos. Por eso, los participantes se han dividido en cuatro grupos de 500 personas cada uno.

Quienes eligieron el itinerario 1, Primer Anuncio, han escuchado la charla impartida por Xavier Morlans, profesor de la Facultad de Teología de Cataluña, en Barcelona. Con el término “primero anuncio”, ha señalado que “se quiere designar una realización específica de la sacramentalitat o eficacia de la Palabra de Dios, es decir, un núcleo fundamental de la Palabra de Dios que tiene una doble función puesto que es a la vegada “Generador” del primer encuentro con Jesucristo y “Realimentador” de la vida con y en Cristo. De hecho este es el significado original de la palabra “Evangelio” y de la palabra “kerigma”.

Covadonga Orejas, del Equipo Ruaj, ha sido la encargada de introducir el itinerario 2, “Acompañamiento”. “La mediación de Acompañamiento -ha explicado- es indispensable hoy para crecer, vivir y convivir en inclusión y como gran familia presidida por este Dios Presència misteriosa que siempre acompaña (cf. Lc 24). No podemos tomarlo como una moda, ni decirle a todo acompañamiento. El acompañamiento existe desde siempre. En la situación actual, lo redescubrimos con más fuerza y necesidad”.

El itinerario “Procesos formativos” ha sido presentado por Gabino Uríbarri Bilbao, de la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) y de la Comisión Teológica Internacional (Roma). El punto de partida de la exposición ha estado: “la fe es un tesoro que genera alegría”. “Hemos sido agraciados con qué gozo. Se nos ha concedido probar «la alegría del evangelio» (papa Francesc, Evangelii gaudium). La alegría es la palabra fetiche para la misión en el magisterio del papa Francisco”.

De la presentación del itinerario 4, “Vida pública”, se ha encargado Agustín Domingo Moratalla, catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universitat de València. Partiendo de la propia vivencia como profesor, educador, padre de familia, esposo y laico con experiencia de gestión pública y política; ha querido aprovechar para recordar que los laicos militantes y “confessadament” católicos viven su condición en contextos marcados por una secularización compleja y una soledad “un poco” dramática.

La ponencia final marcó las conclusiones del encuentro. Un texto presentado por Mons. Antoni Vadell, obispo auxiliar de Barcelona y Ana Medina, periodista de TRECE TV. Esta ponencia tuvo un doble objetivo: por un lado, presentar las aportaciones que, en un ejercicio de discernimiento, los Grupos de Reflexión han formulado después del recorrido de los cuatro itinerarios que han constituido el eje central de Congreso y de la otra, ofrecer un escenario de futuro inmediato que permita profundizar en las prioridades que, en un ejercicio de sinodalitat, se han podido identificar durante este proceso.

Además, aseguraron que “los laicos somos una parte fundamental del pueblo de Dios. También los laicos somos discípulos misioneros de Jesús. No somos una cosa o la otra, sino discípulos misioneros, sin separaciones, sin divisiones, sin compartimentos estancos. Somos discípulos misioneros: con la mirada posada en Jesús, conscientes de nuestra propia vocación y con una vida librada a los otros”. Afirmaron también que “en estos meses hemos vivido una experiencia de sinodalitat. Sinodalitat es andar juntos. La Iglesia sinodal, gracias al Espíritu Santo, cultiva relaciones, pose en valor la vocación de cada fiel, favorece los carismas y el sentir con la Iglesia, se caracteriza por la comunión. El proceso sinodal que hemos vivido ha sido caracterizado por la escucha, el discernimiento y la corresponsabilidad y la participación”. “En este Congreso estambre sembrando las semillas necesarias para renovarnos y dinamizar el laïcat en España; al mismo tiempo, estambre recogiendo ya los primeros frutos de los cuales saldrán nuevas entonces de sinodalitat. Para recorrer este camino necesitamos estar abiertos a la conversión pastoral y misionera, comunitaria y personal. La conversión pastoral y misionera exige ​​la implicación de todos, cada cual desde su propia vocación. Finalmente, la conversión exige ​​humildad. Solo podemos ser humildes si reconocemos que nunca estambre totalmente convertidos”, van dir.

El Congreso de Laicos 2020 ha finalizado con una Eucaristía presidida por el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la CEE.

En su homilía el cardenal Blázquez ha enviado un mensaje inicial: “Somos enviados pero elegidos por Jesús. Él se fía de nosotros y nos confía el ministerio. No somos espontáneos, somos elegidos, gritados y enviados” y ha destacado las palabras de Santo Pablo: “Cristo se fía de mí y me confió este ministerio y sé de quién me he fiado”. El cardenal Blázquez ha resaltado que la fe en Dios es fecunda en buenas obras. “La adoración de Dios conduce al servicio de los hombres. El encuentro con Dios nos impulsa a ayudar los otros. La acogida del Padre Dios revelado en Jesucristo es cimiento de fraternidad”, ha afirmado.

200 personas han participado con ponencias, charlas y la presentación de experiencias. El equipo organizador estaba formado por dos comisiones: la Comisión de Organización y Logística, integrada por 12 personas y asistida por 120 voluntarios; y la Comisión de Contenidos, formada por 18 personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here