Usted demuestra que aún podemos confiar en la política

carta a... mae de la concha

Señora María Asunción Jacoba Pía de la Concha García-Mauriño (desde ahora Mae de la Concha), consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación del Govern de les Illes Balears:

En estos tiempos aciagos de pandemia coronavírica, que destruye vidas y arrasa haciendas, hemos comprobado cómo, una vez más, la política se ha convertido en demasiadas ocasiones en un freno a las soluciones positivas y no en aquello que, de forma pacata, hemos esperado siempre de ella: que fuera el útil manual de instrucciones que nos debería guiar como un faro en la noche para salir todos juntos, incólumes y fortalecidos de esta hecatombe sanitaria que se está convirtiendo en una catástrofe económica, empresarial y laboral.

Pero, en la vida siempre hay un afortunado pero, también hemos podido comprobar que en el pútrido cenagal que ha provocado este patético marasmo del Covid-19 algunas manos –no muchas– han sabido empuñar con firmeza el remo que poco a poco, con muchos esfuerzos, con llagas y dolor, constriñendo los músculos, con pesar, con sangre, sudor y lágrimas nos permitirá a todos –a todos– salir juntos de esta pandemia.

Y precisamente ahí, en este ámbito de las contribuciones positivas que la gestión política aporta a la sociedad, tenemos la satisfacción de ubicarla a usted y a su equipo de la Conselleria d’Agricultura, Pesca i Alimentació del Govern de les Illes Balears. Y, aunque a algunos les extrañe y confunda, no nos duelen prendas el escribirlo y aplaudirlo en esta edición de la Carta a…, el artículo editorial del Grup 4 de Comunicació Multimèdia.

El Consell de Govern que preside Francina Armengol ha encargado a su departamento, señora De la Concha, y al de Benestar Socials que desarrollen y ejecuten las acciones necesarias para adquirir el excedente de productos del sector primario de nuestro archipiélago para distribuirlo posteriormente y de forma inmediata con fines sociales. Estos alimentos –fruto del encomiable esfuerzo de agricultores, ganaderos y pescadores baleares– se entregarán a las familias con dificultades económicas y a las asociaciones y entidades sin ánimo de lucro que tienden una mano a los que más lo necesitan: personas con dependencia, discapacitadas, tercera edad y otros colectivos en situación de riesgo de necesidad social imperiosa.

El Govern, para desarrollar esta obvia iniciativa positiva, se dirigirá a los sectores de las hortalizas y la fruta y, también, al lácteo, los que más excedentes están acumulando en estos momentos en los que la paralización de los sectores, entre otros, de la hostelería, la restauración y el catering están provocando la pérdida del 70% de la comercialización de sus productos. Payeses a título particular, sociedades agrarias de transformación, cooperativas y ganaderos del vacuno se verán directamente concernidos.

Señora consellera:

Con su iniciativa excepcional se consiguen dos objetivos claros. Por un lado, preservar la actividad del sector primario, favoreciendo la comercialización de sus productos. Y, por otro, es una medida más que adopta el Govern de les Illes Balears para mitigar el impacto económico y social negativo generado entre la población de nuestra comunidad por la pandemia. Las consecuencias de la declaración del estado de alarma han hecho aumentar de manera brusca el porcentaje de población vulnerable y en riesgo de exclusión social. Y, ante este cataclismo cívico, la alimentación constituye el primer peldaño básico en la protección social de las familias vulnerables.

La afectación positiva de su iniciativa emana, además, hacía los sectores agrícola, ganadero y pesquero, que son estratégicamente indispensables para el suministro a la población de comestibles frescos. La producción de alimentos en explotaciones agrarias familiares, sostenibles, pequeñas y medianas, distribuidas a todo lo largo y ancho de nuestra geografía balear, resulta indispensable para el mantenimiento del tejido económico y social y, asimismo, para el abastecimiento de productos de primera necesidad.

Ante todas estas realidades concatenadas, nada más y nada menos que felicitarla, señora De la Concha. Ha sido usted capaz de hacer aquello que, simplemente, debe de hacer un político: aportar soluciones para eliminar problemas. ¡Qué extraño se nos hace tener que resaltar esta obviedad! Y es que no todos nuestros gobernantes han estado a la altura de las circunstancias en estos momentos críticos. Tiempo habrá, después de superar todos juntos esta crítica pandemia, para pasar revista y poner notas a los que han gestionado la crisis. En ese momento nos quitaremos las mascarillas y desenfundaremos los guantes para, sin medias tintas ni misericordia, poner a cada uno en su sitio. Para bien y para mal. Para aplaudir y para recriminar.

Señora De la Concha:

Antes de cerrar esta misiva, permítanos una última reflexión. Con toda la sinceridad del mundo le decimos que, una vez más, los apriorismos, las primeras impresiones y las ideas preconcebidas nos pueden precipitar –a todos– en el abismo del error. Con eso no le decimos nada a usted que usted no sepa ya.

En los primeros momentos de su ascensión al despacho principal de la sede de la Conselleria d’Agricultura, Pesca i Alimentació del Govern de les Illes Balears, el sector primario –muy acodado en tradiciones y formas de hacer las cosas finiseculares– no aceptó de muy buen grado que la gestión de sus problemas estuviera en manos de una empresaria librera menorquina con procedencia familiar asturiana, antecedentes profesionales en el mundo de la administración de Justicia y, además, del partido morado urbanita de Podemos. Sin embargo, aquella primera aprensión se ha convertido en aceptación. Por ello, una vez más, debemos felicitarla. Ha sido usted capaz de darle la vuelta a la tortilla, y no se le ha caído de la sartén ni se le ha quemado.

Siga, Doña Mae, por ese camino. No cambie su manera de entender la política, priorice las soluciones eficientes y eficaces a la ideología, ábrase como ha hecho hasta ahora a las aportaciones de los expertos y con todo ello seguro que todos ganaremos. Usted como política y nosotros como ciudadanos. Y, usted ya lo sabe, este es u este debe ser su avatar: hacer bien su trabajo. Ni más ni menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here