Mis series favoritas

opinión José María Sánchez con logo

Desde hace un par de años, me autoimpuse la tarea de descansar del visionado de series durante todo el verano. Los motivos por los que me asigné este cometido son muy variados. Uno de ellos tiene que ver bastante con la propia naturaleza del verano, una estación que invita mucho más a estar fuera de casa, y que hace menos apetecible seguir una historia que dura horas y horas como sucede con una serie de televisión. En segundo lugar, dado que mi afición por las series no es tan profunda como aquella que siento por el cine o la literatura, descansar un par de meses de la ficción televisiva es algo que no se me hace en absoluto difícil. Es más, ese vacío de series que experimento durante el verano sirve para dedicar más tiempo a los libros o al séptimo arte, que son las únicas aficiones que no tienen descanso para mí en todo el año.

Dicho esto, a pesar de que mi relación con el cine y la literatura es mucho más duradera que la que tengo con la ficción televisiva, debo reconocer que ya son muchas las series que he podido disfrutar durante estos últimos años. De esta forma, me he propuesto hacer una lista de las diez mejores series de televisión que he visto hasta el momento. Series todas ellas que me han marcado de una u otra manera, y que recomendaría hasta la saciedad a cualquier familiar, amigo o conocido. Soy consciente de que aún me quedan muchas series por ver, y que esta lista probablemente sufrirá algún cambio a lo largo de los próximos años. Pero eso no me importa. Ya llevo casi una década enganchado a la ficción televisiva, y he visto la cantidad suficiente de series como para hacer una lista que verdaderamente valga la pena.

En primer lugar, me gustaría comenzar con las series intocables. Aquellas que son tan buenas, que no merece la pena añadir nada más para incitar a verlas. En este caso hablo de A dos metros bajo tierra, Twin Peaks, Los Soprano, The Leftovers y Börgen. Bajo mi punto de vista, creo que por muchos años que pasen, estas series jamás serán desbancadas de mi lista de series favoritas. Siguiendo un poco con el orden establecido, las dos series que más se acercan a las obras maestras anteriormente citadas son, curiosamente, dos series españolas. Dos series que se llevan una década de diferencia, y que responden a tonos y narrativas que tiene muy poco que ver entre sí. Es el caso de El Ministerio del Tiempo y Motivos Personales, a mi juicio las dos mejores series que ha dado nuestro país hasta el momento. La primera de ellas siempre será recordada por su habilidad a la hora de hacer historia de la televisión a través de la propia historia de nuestro país; la segunda, por su inmensa habilidad a la hora de reunir en una misma serie un guion tremendo, una banda sonora memorable y un reparto de lujo.

Por último, las tres últimas series que cierran (a mi juicio) esta lista más que recomendable son, nada más y nada menos, que Mad Men, Watchmen y Vientos de Agua. En este caso, y al igual que sucede con las dos series españolas que antes se han comentado, citamos a tres series totalmente distintas entre sí. En primer lugar, la serie de Matthew Weiner es la perfecta representación del sueño americano hecho trizas, un espectáculo televisivo en el que aparentemente no sucede nada, y al mismo tiempo pasa de todo. Por otro lado, me resultaba imposible olvidar la última creación de Damon Lindelof (el también máximo responsable de The Leftovers), que adaptó con maestría y sin tapujos el mítico cómic de Alan Moore, creando así la mejor serie distópica que he visto hasta el momento. Y es imposible cerrar esta lista sin nombrar antes a Vientos de Agua, una producción hispano-argentina que en este 2020 ha cumplido quince años, y que pasó por nuestro país sin pena ni gloria. Una maravilla de serie, creada por el oscarizado cineasta Juan José Campanella, que narra dos historias paralelas (e interconectadas por un lazo familiar), vinculadas al drama de la inmigración. Una serie atrevida, atemporal, deliciosa en todos los sentidos. Una serie, que al igual que todas las que se han citado anteriormente, merecen ser vistas por todo aquel que se precie de ser un gran seguidor de la ficción televisiva.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here