Nueva campaña de excavaciones en el yacimiento arqueológico de Can Jordi

La Asociación Cultural LAUSA lidera una nueva campaña de excavaciones en el poblado talayótico de Can Jordi, en Santanyí.

Se calcula que el poblado, en momentos de máxima actividad, habría ocupado unos 12.000 metros cuadrados de superficie, lo que lo convertiría en uno de los más grandes de Mallorca.

La campaña empezó a principio del mes de agosto, y se alargará hasta el día 21. Hoy ha recibido la visita del Ajuntament de Santanyí y del Consell de Mallorca. Así, el primer teniente de alcalde, Joan Gaspar Aguiló, y la regidora de Cultura, Ricarda Vicens, han acompañado a la Consellera de Cultura, Patrimonio y Política Lingüística del Consell de Mallorca, Bel Busquets, y la directora insular de Patrimonio, Kika Coll. Han podido hablar con los arqueólogos, representantes de LAUSA y voluntarios que trabajan durante las casi tres semanas. Para ello, los arqueólogos se habían puesto como objetivo la consolidación de las partes del yacimiento ya excavadas, pero el descubrimiento de nuevos restos en el perímetro de la muralla en el sector C, ha cambiado ligeramente los planes.

El Ajuntament de Santanyí ha subvencionado la tarea de este año con 15.000 euros, a pesar de que la partida que se tenía que destinar tenía que ser superior, pero se ha reducido con la reestructuración del gasto municipal para paliar las consecuencias sociales de la pandemia del coronavirus. Además, este año la campaña podrá optar a otras ayudas que otorga el Consell de Mallorca, aunque el año pasado no las pudo recibir.

La regidora Ricarda Vicens ha querido agradecer el trabajo que se hace en Can Jordi: “No nos cansaremos de dar las gracias por el esfuerzo que hacen cada año los miembros de LAUSA, y en especial los voluntarios. Son el alma de este proyecto que es un tesoro cultural y patrimonial de valor incalculable que el Ajuntament de Santanyí, y en especial la regiduría de Cultura, tienen como prioritario para que se conserve, y pueda ser estudiado y visitado en las mejores condiciones posibles”.

La historia del poblado de Can Jordi se remonta al año 1000 a.C., y está formado por diferentes talayotes, uno de los cuales se conserva en buen estado, además de diferentes tramos de muralla. Can Jordi, de forma elíptica, presenta casi todas las características típicas de los poblados de estas características de la isla, con una muralla perimetral y diferentes habitaciones adosadas. Fue habitado hasta la conquista romana de Mallorca al 123 a.C., y entonces abandonado, no quedó en desuso por completo. El año 1979 se produjo un hallazgo excepcional: aparecieron dos espadas de bronce, de una tipología parecida a otras que ya se habían encontrado en Mallorca.

Además, Can Jordi tiene algunos tramos de muralla en excelente estado de conservación, y la riqueza estratigráfica detectada en varios sectores hace pensar que todavía falten por aparecer numerosas estructuras arquitectónicas.

A pesar del nivel de conservación, durante el siglo XX sufrió algunas agresiones, documentadas en los años sesenta por Bernat Vidal i Tomàs. Por eso, desde el Ajuntament de Santanyí se están poniendo todos los esfuerzos posibles para mantener el yacimiento en las mejores condiciones.

El marzo de 2019 se adquirió uno de los siete solares entre los cuales está repartido el poblado, y no se descarta el desarrollo de un proyecto de centro de interpretación de Can Jordi.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here