Desleal Pablo Iglesias: ataca a sus compañeros ministros y esconde las muertes en residencias

El actual presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, antes de firmar su actual pacto con Unidas Podemos, declaró públicamente a través de un programa de máxima audiencia de televisión que “no dormiré tranquilo con Pablo Iglesias en el Consejo de Ministros”. Ahora aquellas palabras ya deben ser verdad.

Y es que Iglesias, desde su cargo de vicepresidente del Gobierno y ministro de Derechos Sociales, una vez más ha demostrado su deslealtad hacia sus propios socios del Partido Socialista, hacia la ministra de Educación y hacia el mismo presidente Sánchez.

Mientras los fallecidos por Covid-19 en las residencias de la tercera edad de toda España vuelven a dispararse, un gravísimo problema que es competencia directa de Pablo Iglesias, el máximo dirigente morado intenta distraer la atención pública arremetiendo contra su propia compañera del Consejo de Ministros, Isabel Celáa, a cuentas de la vuelta al cole.

Sánchez, que seguramente no puede dormir al ver a Iglesias sentado junto a él en la mesa del Consejo de Ministros, intenta capear como puede ante la opinión pública y sus compañeros socialistas la nueva traición del podemita recordando en la comparecencia de este pasado martes que las deliberaciones entre los componentes del Gobierno son confidenciales y que las decisiones que se toman son solidarias. Blanco y en botella: lo que hace un ministro lo deben asumir todos. Esto, evidentemente, no lo aplica Iglesias en el mismo momento en que intenta desentenderse personalmente de las graves dificultades que se platean en tiempos de la pandemia ante la difícil vuelta al cole.

Sin embargo, lo que es tremendamente negativo para Unidas Podemos –la vuelta al cole– deja de serlo en cuanto el problema –mucho más grave– es suyo: las muertes en los geriátricos. Como señala el aforismo mallorquín: “Orellut li va dir l’ase al porc”.

Mientras nadie del Gobierno ni del Partido Socialista dice una palabra más alta que la otra sobre el regreso de lo peor de la pandemia letal –los fallecimientos descontrolados de nuestros abuelos y abuelas–, Iglesias escabulle el bulto traspasando las responsabilidades a las comunidades autónomas y poniéndose él personalmente de perfil. Y, además, ni siquiera convocando a las reuniones de coordinación a los representantes de las residencias privadas de la tercera edad, que acogen a la mayoría de los usuarios.

Por ahora, Sánchez y el PSOE tragan las ruedas de molino que les envían periódicamente Pablo Iglesias y los morados. Para Unidas Podemos, los éxitos del Gobierno son compartidos y los errores solamente del PSOE. ¿Hasta cuándo seguirá Sánchez aguantando las deslealtades y traiciones de Iglesias? Seguramente todo lo que sea necesario para conservar la poltrona de presidente del Gobierno. Y, mientras, quizás sigue sin dormir tranqui

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here