Las familias recibirán un formulario para autorizar hacer PCR a todos los alumnos

alumnos colegio

Las familias de Balears recibirán al principio del curso escolar un modelo de formulario para dar su autorización para que se puedan hacer PCR a los alumnos de los centros educativos, en caso de que haya una sospecha de contagio por coronavirus.

Así se contempla en el protocolo de detección de casos de COVID-19 para los centros de las Islas que ha anunciado este miércoles la Conselleria de Educación del Govern.

También se facilitará a las familias un modelo de declaración responsable por la cual se comprometen a seguir las normas de los protocolos, a mantener al centro informado de cualquier novedad al respecto y a no llevar a los alumnos al colegio en caso de presentar síntomas.

En una rueda de prensa, el conseller de Educación, Martí March; el director general de Planificación, Ordenación y Centros, Antoni Morante, y la directora general de Salud Pública y Participación, Maria Antònia Font, han explicado que si un alumno presenta una temperatura corporal superior a 37,5° o síntomas compatibles con la COVID-19 no puede asistir al centro.

Font ha insistido en que el buen funcionamiento del curso es clave que se mantengan los grupos de convivencia estable porque “garantizan cortar la trasmisión”, no acudir al centro con síntomas y respetar las medidas de seguridad sanitaria.

La familia tendrá que avisar al centro educativo de si el alumno es un caso sospechoso o confirmado de coronavirus. Además, se harán controles aleatorios de temperatura al alumnado y al personal del colegio por parte de los centros educativos y del Servicio de Salud.

CÓMO SE ACTUARÁ ANTE UN POSIBLE CASO

Desde la Conselleria de Educación han explicado que el alumno que, durante la jornada escolar, presente síntomas será trasladado a una sala de aislamiento por el adulto que haya detectado el caso, y se avisará a la familia.

El equipo sanitario hará la valoración clínica y decidirá si se le tiene que hacer una PCR. El alumno se podrá reincorporar al centro cuando se descarte el diagnóstico y esté resuelto su problema de salud. De manera general, los alumnos se podrán reincorporar cuando haga 24 horas que se encuentran sin fiebre.

Por su parte, los alumnos y personal docente y no docente que sean contacto estrecho de un posible caso, podrán permanecer en el centro educativo hasta el final de la jornada, aunque se deberá procurar que no se relacionen con otros alumnos u otras personas del centro.

Al día siguiente, el alumnado que sea contacto estrecho podrá acudir a clase, pero evitará cualquier contacto social. Por otra parte, los hermanos convivientes con el alumno que presenta síntomas no pueden acudir a su centro hasta tener el resultado negativo de la prueba.

Si hay tres positivos se considerará que en el centro hay un brote. En este caso las autoridades sanitarias harán una evaluación del riesgo y se informará en el centro educativo de las medidas que se deben tomar.

EQUIPO ESPECÍFICO PARA LA COVID EN EL ÁMBITO EDUCATIVO

Por otra parte, en la central de coordinación COVID-19 habrá un equipo específico para el ámbito educativo, CC-eduCOVID, que atenderá las consultas y dudas que comuniquen los centros. De este equipo, formarán parte rastreadores que estarán formados de forma específica para seguir los entornos educativos.

Cuando un posible caso se confirme, el CC-eduCOVID informará la familia y al centro y se hará el estudio de contactos estrechos. Por su parte, la dirección del centro facilitará a la CC-eduCOVID el listado de alumnado que ha estado en contacto estrecho.

De esta forma, el alumno tendrá que estar en aislamiento domiciliario un mínimo de 10 días desde el inicio de los síntomas, siempre que los tres últimos días no haya tenido fiebre ni otro síntoma y podrá acabar el aislamiento cuando lo indique su equipo sanitario.

LA CONSELLERIA PIDE “RESPONSABILIDAD”

El equipo directivo del centro avisará las familias de los alumnos que son contactos estrechos para comunicárselo e indicar la fecha el lugar y hora para realizar la PCR a sus hijos.

Asimismo, el centro contactará con la familia para hacer el seguimiento de las actividades educativas y las adaptaciones curriculares que se consideren pertinentes de los alumnos que tienen que estar en aislamiento o cuarentena.

“Pensamos que es muy necesario que todo el mundo se haga responsable de esta situación, porque la única manera de que podamos tener un curso normal y en funcionamiento es que todo el mundo se haga responsable de sus actuaciones”, ha reclamado Morante.

Por su parte, la directora general de Salud Pública ha destacado que no se puede ir “a toque de prohibición, hay que ir a toque de educación”. En este sentido, ha pedido la ayuda de toda la comunidad educativa y ha considerado que los profesores son las personas más idóneas para enseñar este elemento de educación sanitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here