Dos tramos de la Ma-1100 y de la M-10 en la Serra de Tramuntana permanecen cortadas

La carretera Ma-1100 entre la Granja d’Esporles y la Ma-10 y la Ma-10 entre Valldemossa y Banyalbufar entre los kilómetros 75-80 permanecen todavía cortadas mientras los servicios de carreteras del Consell de Mallorca y los Bomberos de Mallorca trabajan para restablecer el servicio en estas vías afectadas por caídas de árboles y desprendimientos por las tormentas de este sábado.

Dotaciones de los servicios de emergencias del Consell de Mallorca se han activado este sábado en todo la isla para cubrir las incidencias provocadas por la tormenta de viento y chubascos.

Según han explicado en un comunicado, la tormenta ha afectado especialmente la zona del noroeste de la sierra de Tramuntana, donde el paso de un ‘cap de fibló’ ha provocado la caída de varios árboles que, en algunos casos, ha impedido la circulación de vehículos.

Esporles, Valldemossa y es Port des Canonge en Banyalbufar han sido las poblaciones que han concentrado más intervenciones relacionadas con los efectos del viento, y donde varios ‘esclafits’ han afectado una zona de montaña muy amplia.

Los Bomberos de Mallorca han activado seis parques para cubrir diferentes demandas de intervenciones pero ha sido en la zona afectada por el ‘cap de fibló’ donde se han destinado más recursos y efectivos.

Solo en esta zona, han apuntado, han actuado 21 efectivos y cinco vehículos provenientes de los parques de Sóller, Calvià, Inca y Felanitx, que han intervenido durante todo el día en la retirada de árboles, desprendimientos de tierra y acumulaciones de agua.

Los bomberos también han intervenido en otros municipios como Calvià, Manacor, Lloseta, Inca, Petra, Artà o Sóller, destacando la extinción de un incendio en Canyamel, provocado por un rayo; acumulaciones de agua y pequeñas inundaciones; árboles o ramas caídas en edificios o vías, e intervenciones relacionadas con el corte de suministro eléctrico.

COMPLICACIONES EN LAS CARRETERAS
La lluvia y las intensas rachas de viento han afectado también varias carreteras de la isla. La más perjudicada ha sido la carretera de la Serra de Tramuntana (Ma-10), que poco antes del mediodía ha quedado cortada al tráfico entre el kilómetro 71,5 y el kilómetro 80.

Los equipos de emergencia del departamento de Movilidad e Infraestructuras han llevado a cabo diferentes actuaciones en la zona entre Valldemossa y Estellencs por caída de árboles y ramas y siguen trabajando entre el kilómetro 75 y el kilómetro 80.

También está cerrada y se sigue trabajando a la Ma-1100 en la altura del cruce de la Granja de Esporles que conecta con el tramo del Ma-10 donde todavía no se puede circular.

Este mediodía los efectos del viento han obligado a cortar al tráfico la carretera que une Palma con Valldemossa (Mi-1110) por la caída de un pino, pero ya se ha restablecido el tráfico.

Además, se ha tenido que actuar en la zona de sa Pedrissa por el desprendimiento de una piedra de grandes dimisiones encima la vía. Ahora mismo se circula con normalidad en estos últimos puntos.

También se ha recuperado la normalidad en los tramos inundados por el desbordamiento de torrentes o la formación de grandes charcos en la vía.

En concreto, se han hecho actuaciones puntuales a la carretera entre Muro e Inca (Ma-3500); en la Ma-13, a la altura del enlace con Consell, y en la Ma-1022, que une la autopista de Ponent (Ma-1) con el Port de Andratx, o en el ramal de salida de Cala Figuera en la Ma- 1.

Tanto Bomberos de Mallorca como el servicio de emergencias de Carreteras han actuado coordinados y en colaboración con el resto de servicios de emergencias, como el 112, Ibanat, Guardia Civil y policía local de los ayuntamientos afectados que se han movilizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here