Cascada de huelgas en el Ajuntament de Palma

Las desgracias nunca vienen solas, dice el aforismo castellano. Y seguro que José Hila, alcalde de Palma, se acuerda muy bien de ello ahora que se le presentan en el futuro inmediato cuatro huelgas de trabajadores de servicios públicos municipales que son, para el equipo de gobierno de Cort, un póker de las más lustrosas joyas de la corona del consistorio: los autobuses de la EMT, los aparcamientos subterráneos municipales de la SMAP, el aparcamiento de pago en superficie de la ORA y el servicio de transporte ecológico y alternativo BiciPalma. En total, un millar largo de trabajadores municipales: 700 de la EMT, 100 de la SMAP, 200 de la ORA y 100 de BiciPalma.

Todos ellos van a expresar el mismo día, el 14 de septiembre, mediante el derecho constitucional a la huelga su tremendo desacuerdo con la gestión que de sus respectivas empresas municipales está llevando a cabo el regidor de Mobilidad, Xisco Dalmau, y el propio alcalde de Palma, José Hila, ambos del partido PSIB-PSOE.

El paro de los trabajadores de los autobuses públicos municipales coincidirá con el inicio del curso escolar, situación que complicará, aún más si cabe, el ya de por sí difícil retorno a las aulas de este año. Recordar que determinadas zonas de Palma, como Son Rapinya y alrededores, llegarán al colapso circulatorio si los alumnos tienen que desplazarse a sus respectivos colegios a bordo de coches particulares y no pueden hacerlo en los vehículos de la a EMT.

Los representantes sindicales de la EMT han solicitado poder expresar personalmente al alcalde Hila sus reivindicaciones, y con ello se comprometen a abrir un período de reflexión. Pero el primer edil de Ciutat se ha enrocado en su despacho y se niega a pisar la calle y reunirse con los trabajadores municipales. Este orgullo de cargo lleva la situación directamente al enfrentamiento, al conflicto y a la huelga.

El motivo que inclina a los empleados públicos de los autobuses a expresar parando su protesta es, según ellos, la progresiva privatización de trayectos hasta ahora públicos que ha iniciado el Ajuntament de Palma que gobiernan los partidos de la izquierda PSIB, Unidas Podemos y MÉS per Mallorca. Los sindicalistas de la EMT ponen varios ejemplos de ello: el ‘pasillo’ Cala Major-San Agustí, que ha sido transferido a una línea TIB privada a través del Govern balear, y las conexiones con las barriadas periféricas de Es Pil·lari, s’Aranjassa y s’Indioteria, prácticamente anuladas actualmente.

La privatización de este servicio municipal, lamentan los sindicalistas, empobrecería la red pública y, evidentemente, daría pie a eliminar puestos de trabajo en la Empresa Municipal de Transportes.

Por lo que se refiere al conflicto planteado por los trabajadores de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (SMAP), las desavenencias surgen cuando, según los sindicatos, el alcalde Hila y su regidor Dalmau no han cumplido las obligaciones legales de subrogar a los trabajadores de los aparcamientos subterráneos privados de la plaza Major y de la plaza Comtat del Rosselló con las mismas condiciones laborales que el resto de la plantilla en el momento de finalizar sus respectivas concesiones y pasar a gestión directa de Cort.

Caso similar es el de los empleados de la ORA, hasta hace pocos meses contratados por una empresa privada y ahora internalizados en esta empresa pública municipal cuando el Ajuntament de Palma decidió rescatar el servicio de la concesión administrativa en la que se desenvolvía y pasarlo a gestión directa.

De las reivindicaciones de los trabajadores de la ORA sorprende que reclamen, entre otros puntos, la revisión de los “valores de temperatura y sensación térmica” que padecen en verano en su puesto de trabajo, en plena calle y bajo el sol. Cosa a lo que Hila y su equipo de gobierno, al parecer, se niegan.

Finalmente, los empleados de BiciPalma también se suman a las huelgas reivindicando que su trabajo se regule a través de las normas específicamente aprobadas para el sector de los trabajadores del transporte del Ajuntament de Palma y no, como hasta ahora se ha hecho, con las reglas generales del Estatuto de los Trabajadores.

Tanto en el caso de la empresa pública SMAP como en los de la ORA y BiciPalma, el conflicto actual nace en el mismo momento en que estos tres servicios, que funcionaban a través de concesiones administrativas del Ajuntament de Palma a empresas privadas, pasaron a gestión directa municipal por decisión de la mayoría política que ahora gobierna Cort. De esos polvos de antaño, estos lodos de ahora.

La realidad es que el 14 de septiembre coincidirán cuatro huelgas de empresas públicas municipales de Cort del sector del transporte y la movilidad que, de producirse, colapsaran la ciudad. EMT, SMAP, ORA y BiciPalma están en pie de guerra y José Hila, el alcalde, debe solucionar el problema para evitar que lo sufran los ciudadanos.

El tiempo se acaba para conseguir pacificar la situación y pactar soluciones. Hila tiene que moverse.

1 COMENTARIO

  1. No se dejen llevar por la confusión quienes lean la anterior noticia. No son todos los trabajadores al menos en el área ORA, a la cual pertenezco, quienes secundan y aprueban la mencionada huelga y paros. La situación con la empresa no es idílica, ni tampoco es un infierno, como en cualquiera cosa o lugar existen situaciones mejorables, pero algunos de los empleados, compartimos un sentir diferente al de la beligerancia y la presión como medio para llegar a acuerdos y mejoras. “La pluma es más fuerte que la espada” así ilustró un poeta inglés (Edward Bulwer-Lytton) el como la inteligencia, el diálogo y la voluntad obtienen mejores frutos que cualquier amenaza. No lo olviden, porfavor, no todos deseamos lo que algunos impulsan maliciosamente. Gracias por la atención.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here