Arrancan los trabajos de reparación de los daños causados por la tormenta en la Serra

La Conselleria de Medio Ambiente y Territorio ha informado este miércoles de que el Servicio de Gestión Forestal iniciará, la próxima semana, tareas de reparación de daños provocados en la interfase urbana y forestal de las zonas más afectadas por el temporal del 29 de agosto en la Serra de Tramuntana.

En una nota de prensa, la Conselleria ha señalado que actuará en las zonas críticas de riesgo de incendio, delimitadas en el IV Plan General de Defensa contra los incendios forestales de las Illes Balears, y en las inmediaciones de la red viaria y de caminos mediante la realización de fajas de prevención.

De este modo, Medio Ambiente y Territorio ya ha encomendado a la empresa pública Tragsa la ejecución de las actuaciones, por un importe de 279.949 euros. El conseller Miquel Mir ha comunicado, este miércoles, la declaración de emergencia y las actuaciones que se ejecutarán a los tres alcaldes de los municipios más afectados, Esporles, Banyalbufar y Valldemossa.

Se estima que el temporal del pasado 29 de agosto afectó a 736 hectáreas de estos tres municipios, de las cuales casi 683 son superficie forestal del Paraje Natural de la Serra de Tramuntana. Los daños observados afectarían alrededor de un total de 300.000 árboles.

La declaración de la emergencia de las actuaciones se justifica por la necesidad de paliar de forma urgente los daños al medio ambiente, limitar el grave riesgo dentro de las áreas de bosque provocado por la destrucción de su arbolado forestal y, especialmente, para garantizar la seguridad del uso público dentro de los espacios naturales.

Según la Conselleria, los daños medioambientales que se pueden desencadenar si no se actúa con celeridad pueden provocar severos procesos erosivos en las zonas de fuertes pendientes y la pérdida de capacidad de recarga de acuíferos en las zonas afectadas al multiplicarse la escorrentía por la pérdida y falta de regeneración de la cubierta vegetal arbolada.

Hay que tener en cuenta, además, que la caída y acumulación de restos de vegetación provocadas por la tormenta aumentan considerablemente el combustible vegetal, provocando, en plena época de alto riesgo de incendios forestales, un riesgo extremo.

Las tareas que se llevarán a cabo de forma inmediata consistirán en disminuir el riesgo de incendio forestal, evitar los accidentes que la caída de árboles desestabilizados puedan provocar en las zonas de interfase urbano-forestal y controlar la propagación de plagas forestales, además de evitar nuevos daños que puedan provocar la carencia de actuación en el arbolado afectado por el temporal.

Mir ha agradecido el trabajo desarrollado por los equipos del Institut Balear de la Natura (Ibanat) y del Servicio de gestión forestal de la Conselleria, así como a los Agentes de Medio Ambiente y otros cuerpos implicados en las actuaciones del pasado 29 de agosto.

El conseller ha destacado la importancia de haber declarado las actuaciones de emergencia, puesto que “permitirá paliar los daños medioambientales ocasionados por la tormenta y evitar de nuevos, así como recuperar lo más pronto posible la seguridad del uso público de un espacio natural protegido tan preciado como es la Serra”.

En cuanto a la reunión, Mir ha destacado la coordinación entre instituciones y ha recordado que el personal técnico de gestión forestal de la Conselleria “está a disposición de la ciudadanía y los ayuntamientos para resolver las dudas que puedan surgir”.

La Conselleria ha recordado que, además, este lunes, el Consell de Govern aprobó el acuerdo por el cual se solicita al Estado la declaración de zona gravemente afectada por la tormenta de Banyalbufar, Esporles y Valldemossa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here