Nuestro compromiso con la sociedad: acabar con los inútiles

La crisis sanitaria, social, económica, empresarial y laboral que ha precipitado sobre nosotros el virus asesino de la Covid-19 no tiene paragón en nuestra historia reciente pasada. Debemos remontarnos más de ochenta años –hasta la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial– para constatar momentos tan especialmente difíciles como los que ahora, de forma inexcusable, tenemos que afrontar.

Y, sin embargo, también comprobamos ojipláticos como a algunos todas estas realidades pandémicas no les ha llevado a moverse ni un ápice de su zona de confort, de su pequeño espacio de comodidad egoísta desde el que no suman, sino que restan.

La sociedad éticamente deshuesada que arrastramos después de largos años de bonanza económica y proteccionismo estatal ahora se ha revelado como perniciosa e ineficaz para afrontar los nuevos retos. Hay que provocar un auténtico reset político, institucional, administrativo, empresarial y sindical para aspirar a la supervivencia. Las reglas del juego del pasado ya no nos sirven. Y tampoco nos ayudan para nada la ristra de falaces eslóganes que se fabrican y expanden desde los laboratorios de márquetin de nuestros partidos y gobiernos.

La toxicidad de la pandemia nos obliga a todos a reaccionar. Y por eso tenemos que aprovechar este excepcional momento para arrinconar a los inútiles.

Los inútiles y lo inútil

El laureado escritor y pensador Mario Vargas Llosa nos ha recordado estos días a través de Diario de Mallorca que “El periodismo es la mejor herramienta de la que una sociedad dispone para saber qué es lo que funciona mal”. Un axioma veraz y cierto que, sin embargo, también ha sido demasiadas veces arrinconado en estos tiempos de mensajes teledirigidos desde las instituciones y la política, compañeras inseparables siempre dispuestas a cortocircuitar las informaciones incómodas inyectando o retirando a cambio los espurios fondos que se controlan desde los presupuestos públicos.

El periodismo para “saber qué es lo que funciona mal”. Esto es lo que de verdad reclama la sociedad, nuestra sociedad: saber qué es lo que funciona mal… para eliminarlo. Y esto es lo que debe hacer el periodismo: destaparlo y denunciarlo… para eliminarlo.

Este es, ténganlo meridianamente claro, nuestro compromiso con todos ustedes.

El Grup 4 de Comunicació Multimèdia –empresa matriz de Canal 4 Televisió, Canal 4 Ràdio, Canal 4 Diario.com, Ràdio Murta, MallorcaEsports.es y Club 4– asume así, y al cien por cien, su responsabilidad como gestora de medios de comunicación social. Desde la pluralidad que siempre ha caracterizado la labor periodística de los profesionales de esta casa, abriendo la puerta de nuestros programas y espacios a todas las opciones políticas democráticas de las Illes Balears, acercando los micrófonos y las cámaras a todos los portavoces, queremos compartir con ustedes el objetivo que nos hemos marcado: colaborar desde nuestra modestia, pero con la fuerza que nos confiere estar absolutamente convencidos de nuestros objetivos, a eliminar de nuestra sociedad todas aquellas viciosas actitudes que convierten el funcionamiento de las administraciones públicas que pagamos los ciudadanos con nuestros impuestos en entes ineficaces e ineficientes, en organismos que restan y no suman, en instituciones demasiadas veces inútiles gestionadas por personas inútiles.

Ineficacia, ineficiencia e inutilidad de algunos que manchan el buen nombre y el buen hacer de otros. Las mentirosas generalidades meten en el mismo saco a todos los políticos y a todos los trabajadores públicos y funcionarios. Un apriorismo negativo que es un gran error que debemos, también, erradicar. En la política y en la burocracia, como en todos los sectores de la vida, hay de todo. Desde aquellos sempiternos menfotistas que no son capaces de mover ni un solo papel del enorme montón que tienen sobre la mesa –y que frenan el progreso de la sociedad y la creación de riqueza– a aquellos otros que tienen muy claro que son servidores públicos, con todas las letras de las dos palabras.

Desde Canal 4 instigaremos a los primeros, a los que lo hacen mal, y les denunciaremos y podremos en evidencia. Y también aplaudiremos y agradeceremos sus esfuerzos a los segundos, a los que lo hacen bien. Este es nuestro compromiso con ustedes, nuestro compromiso con la sociedad balear.

Sabemos que algunos no lo entenderán. También tenemos claro que estos mismos escocidos verán solamente ataques a colectivos generalizados en las críticas y las informaciones contrastadas que emitiremos y publicaremos. Craso error y nada más lejos de la realidad. La pluralidad del Grup  4 de Comunicació Multimèdia, a la que ya hemos hecho referencia en líneas anteriores, nos hace entender de forma fehaciente que la ideología no convierte a los políticos en buenos o malos gestores, en personas entregadas a su cometido o en vagos. No tiene nada que ver el ser de izquierdas, de centro o de derechas con ser un auténtico inútil o un vago redomado. Y es que, reiteramos, de inútiles y de vagos hay en la derecha, en el centro y en la izquierda.

No duden ustedes que aquellos políticos que lo hagan bien, sean del partido que sean, obtendrán nuestro aplauso. Y que, sin embargo, los que lo hagan mal serán expuestos en la picota.

Queremos con este artículo editorial transmitir a la sociedad balear que asumimos como empresa de comunicación y como profesionales de la información el compromiso social de hacer funcionar a las administraciones en beneficio de los ciudadanos y no, como ocurre ahora demasiadas veces, solamente de los políticos y de los burócratas que vegetan en ellas. Queremos ser útiles. No solo entretener, sino también colaborar en crear la mejor de las sociedades posibles. Ser actores de este esfuerzo colectivo, ahora más importante y necesario que nunca. No haremos política, ese no es nuestro papel. Apostamos consciente y de forma firme por la pluralidad. Pero como ciudadanos europeos, españoles y baleares sufrimos a los políticos inútiles. Y en evitarlo nos comprometemos y conjuramos. Un objetivo al que, también, les invitamos a ustedes a participar.

Seguro que nos romperán la cara muchas veces. Seguro que algunos entenderán las críticas a su gestión como una causa general contra su ideología o su partido. Pero se equivocarán. Ni derechas, ni izquierdas ni centro tendrán patente de corso, pero tampoco serán demonizadas de antemano. Nosotros no hacemos política, nosotros hacemos periodismo. El periodismo que muestra lo que no funciona.

Por ustedes y con ustedes

Inmersos aún en las profundas y oscuras simas que la pandemia ha ollado, es necesario dar un paso al frente. Como dijera el líder social Martin Luther King, “si el hombre no ha descubierto por lo que hay que morir, no es digno de vivir”. Es el momento en el que cada uno de nosotros tiene que aportar lo mejor de lo que atesora. Es el momento de decir las cosas claras. Es el momento de eliminar todo aquello que nos frena. Acabemos con la ineficiencia y la ineficacia que se come, según cifras del nada sospechoso Fondo Monetario Internacional, el 15% de las inversiones públicas. Dineros que han salido de nuestros bolsillos y acaban en los bolsillos de los corruptos o en realizaciones vacuas.

Acabar con los inútiles. Este es nuestro compromiso. Y lo haremos por ustedes y, seguro, con ustedes. Nos queda mucho camino por recorrer, pero todos juntos lo conseguiremos. Comienza aquí y ahora una nueva etapa. Gracias por acompañarnos.

 

1 COMENTARIO

  1. Enhorabuena por esa carta IMPECABLE. Todo mi apoyo. La he compartido también a muchos de mis contactos. Ánimo, y seguid adelante con vuestra labor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here