Trabajan ustedes (no todos) para solucionar los problemas de los ciudadanos

Señores funcionarios de carrera, interinos, personal laboral, trabajadores temporales, eventuales y, también, cargos nombrados a dedo de todas las administraciones públicas:

La crisis pandémica provocada por la Covid-19 nos ha ayudado a comprobar que muchos de ustedes son verdaderos servidores públicos. Y se lo agradecemos de todo corazón.

Son servidores públicos los profesionales sanitarios que han acariciado la mano del enfermo que en total soledad se despide de la vida en una UCI. Lo son los maestros y docentes que han establecido largas y agotadoras conexiones vía Skype para mantener viva la llama del saber y el conocer en los niños confinados en sus casas. Lo son los miles de agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y los militares de las Fuerzas Armadas que han permanecido a pie de calle para garantizar nuestra seguridad y reconvenir a los díscolos. Y son también servidores públicos los trabajadores que, desde detrás de la mesa o teletrabajando desde sus casas, han mantenido activas las oficinas burocráticas para gestionar en el menor tiempo posible todos los trámites, informes, permisos y licencias que reclama la farragosa legislación española.

Desde esta casa, el Grup 4 de Comunicació Multimèdia –la empresa matriz que gestiona Canal 4 Televisió, Canal 4 Ràdio, Ràdio Murta, Canal 4 Diario.com y Mallorcaesports.es–, y con los recursos que podemos movilizar, hemos dado el paso adelante para contribuir a conseguir que las administraciones públicas dejen de ser un lastre que frena el desarrollo positivo de la sociedad y tengan en la utilidad, en la eficacia y en la eficiencia sus dogmas de obligado cumplimiento.

Esta apuesta social responsable les afecta a ustedes, señores funcionarios y empleados públicos en general. También a los políticos, que son los que marcan las reglas del juego por las que ustedes deben regirse. Y, de forma muy destacada, a la propia sociedad. A toda la sociedad ya que es ella misma la que se debe ver concernida por esta realidad que le repercute directamente. Ha llegado la hora de dejar de quejarse en privado para exponer públicamente los problemas. Este es el único camino para solucionarlos.

Poco ha cambiado en España y en las Illes Balears desde el lejanísimo siglo XIX cuando comprobamos que el famoso artículo “Vuelva usted mañana” que escribió el patriota Mariano José de Larra no ha perdido ni un ápice de actualidad.

Demasiadas veces, a algunos funcionarios ya les va bien dejarse llevar por la inercia y sestear en sus puestos de trabajo. Los ejemplos de todo esto serían interminables. Todos conocemos un buen puñado de ellos y regodearse en esta mancha que ennegrece nuestra convivencia social sería redundante por obvia. Recordemos en este ámbito el chiste en el cuál un grupo de niños pequeños destacan las hazañas que protagonizan sus padres. Para el primero, su padre es el más fuerte; para otro, el más sabio; para el tercero, es el más ágil del mundo; y, finalmente, para el último su padre es el más rápido: “Ficha la salida del trabajo a las 3 y ya está en casa a las 2 y media”. El padre de este niño es funcionario.

Además, en el ámbito de estos dos mundos contrapuestos en los que ha devenido trabajar en la función pública o en una empresa privada, no podemos por menos que destacar los siguientes datos: la Agencia Tributaria del Gobierno de España reconoce que el salario medio de los empleados públicos es superior en un 54% al que ingresan los trabajadores del sector privado, distancia esta que se va a incrementar con los efectos negativos de la pandemia sobre el sector privado y que, sin embargo, no van a percutir en el público.

Por todo eso agradecemos tanto –y a veces nos sorprende cuando no debería ser así– el encontrarnos con un trabajador público que nos hace la vida más fácil, nos ayuda en nuestro deambular errático dentro del laberinto burocrático, nos atiende con una sonrisa y no con malos modos y palabras agrias, nos informa de cómo podemos gestionar nuestros trámites sin tener que desplazarnos otra vez a la misma ventanilla o a cualquier otra… A todos estos funcionarios, todo nuestro agradecimiento y nuestro aplauso. Nos sentimos felices de su presencia y agradecemos sus desvelos. Sobre ellos y con ellos construiremos una vida mejor para todos. Y así como la sociedad reclama reconvenir a los que no hacen bien su trabajo, también exige premiar a todos aquellos que lo hacen bien.

Desde esta casa seguiremos ejercitando nuestra función social para acabar con la ineficacia y la ineficiencia de las administraciones públicas. Y lo haremos exponiendo los casos que sea necesario exponer, afecten a quien afecten. Afecten a políticos de derechas, de centro o de izquierdas. Afecten a funcionarios, trabajadores públicos eventuales o a cargos nombrados a dedo.

Este es nuestro compromiso y, con la ayuda y el apoyo de la sociedad, lo cumpliremos. No lo duden.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here