Casi 9.000 personas disfrutan de los programas culturales de verano impulsados por Cort

El área de Cultura del Ayuntamiento de Palma ha presentado este sábado el balance de los programas de verano después de los meses de confinamiento, que ha dado como resultado que casi 9.000 personas han disfrutado presencialmente de las 83 actividades culturales programadas.

Según ha informado el teniente de alcalde de Cultura y Bienestar Social de Cort, Antoni Noguera, “el esfuerzo de los diferentes espacios y programas para dar respuesta a las medidas de seguridad ha sido efectivo y eficiente. Por tanto, se puede asegurar que la cultura es segura y un reclamo social”.

En esta línea, el Consistorio ha apuntado que los programas más significativos de este verano, con inscripción previa mediante el sistema de reserva de entrada que se emplea para los teatros municipales, han sido los programas de música en Bellver, con la Sinfónica de las Islas y SimfoVents Palma, entre otros, y también los programas históricos centrados en temáticas concretas, como Palma de Primavera o el Palma Dança.

Concretamente, ha destacado, más de 1.700 personas han asistido a las propuestas musicales en el patio del Castell de Bellver y más de 900 han asistido a los conciertos de la Banda de Música en diferentes lugares de la ciudad, como la plaza de la Esperanza, Sant Jordi o el Patio de la Misericordia. El público asistente ha variado según los aforos, puesto que, en palabras del director general de Música y Artes Escénicas, Miquel Àngel Contreras, “no es lo mismo hacer un concierto en el patio de la Misericordia o en el mercado de Camp Redó”.

En esta línea, Cort ha destacado que una de las propuestas más masivas del verano ha sido el clásico ‘Cine a la fresca’, que se ha trasladado del Parque del Mar hasta Ses Voltes, donde se han proyectado 17 películas, entre las que han destacado diferentes novedades, como por ejemplo las cintas ‘Call me by your name’ y ‘Dolor y gloria’. También se ha dedicado una proyección a la actriz Olivia de Havillant.

En total, el conjunto de las 17 sesiones ha contado con 2.880 personas de público asistentes, con un ‘sold out’ en pocos días de todas las entradas disponibles. “A pesar de la actual situación, las entradas agotadas desde el primer minuto han demostrado el arraigo de un programa que, a pesar del cambio de ubicación, se ha mantenido en su calidad y seguimiento por parte de la ciudadanía”, ha explicado Noguera.

“Algunos de los programas más queridos de la regiduría se han tenido que aplazar. El hecho de hacer el Palma Primavera en verano ha sido extraño, pero también ha demostrado que la promesa de no suspender las actividades culturales para apoyar a la cultura segura y trabajar para evitar el cierre de espacios, ha sido una realidad”, ha añadido.

En cuanto a las novedades, este año han destacado dos del ámbito musical, el Pop Rock y el concierto celebrado en Ses Voltes para rendir un homenaje a Toni Reynés. El recuperado programa de Pop Rock se convirtió en un acontecimiento masivo, con más de 120 bandas de la isla presentadas al concurso.

Además, la semifinal se pudo seguir por streaming y con voto popular. Casi 5.000 personas quisieron participar de la decisión de qué grupos llegarían hasta el gran concierto final, el cual se emitió en streaming desde los webs de Es Gremi e IB3 y que fue seguido por unas 8.000 personas.

Mientras, en lo que atañe al seguimiento del concierto en memoria del músico Toni Reynés, llenó Ses Voltes y lo siguieron unas 3.500 a través de las redes.

Otro clásico del verano, ha hecho hincapié Cort fue el programa Cançons de la Mediterrània, que ofreció una programación presencial en Ses Voltes con nombres como Joana Gomila, Traginada o Grollers. En total, los cinco conciertos de este programa consiguieron 1.200 seguidores, con un aforo lleno de 200 personas por espectáculo.

Asimismo, uno de los históricos dentro de la programación de la regidurías, es el Palma Dança, que ha tenido “muy buena aceptación”, con casi 350 personas que han disfrutado de los cinco espectáculos, con aforos reducidos pero llenos. Los espectáculos han ido del flamenco fusión de Emilio Roig a las propuestas de Metànoia o Ginoide.

Con todo, el Ayuntamiento de Palma ha señalado que el público también ha respondido positivamente a las propuestas expositivas del Casal Solleric y el Casal Balaguer, que para afrontar las actuales medidas sanitarias han adoptado también una vertiente más digital.

Al respecto, ha destacado que el Solleric ha programado talleres alrededor de las exposiciones como la Javier Peñafiel y també ha colaborado con otro espacio municipal, Can Balaguer, para programar la performance de Joan Morey.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here