Las colas del hambre, cada vez más largas en el centro de Palma

‘La Fam’, una de las piezas teatrales más reconocidas de Joan Oliver bajo el pseudónimo de Pere Quart, ha hecho acto de presencia en las calles del centro de Ciutat, así como en diversos comedores sociales.

Si bien es cierto que siempre ha existido gente que ha necesitado ayuda por diferentes circunstancias, no es menos real que la pandemia ha multiplicado exponencialmente la cifra de personas que se ven empujadas a acudir a lugares como el Convent dels Caputxins.

Las últimas cifras relativas a los indicadores de calidad, facilitadas por el Instituto Nacional de Estadística, muestran como en Balears el 6,2 por ciento de los ciudadanos tienen importantes dificultades para llegar a final de mes.

Las colas que se forman alrededor de este convento del centro de Palma son, desgraciadamente, una realidad que se repite todos los días a partir de las 9 de la mañana. La mayoría de los que hacen cola para poder ofrecer un plato de comida caliente a sus familias prefiere no hablar a la cámara, pero no tienen ningún problema en reconocer que, hasta no hace demasiado, vivían esta realidad desde el otro lado.

Muchos de ellos son trabajadores de temporada, autónomos que han tenido que dejar de serlo y empleadas del hogar que se quedaron sin trabajo de un día para otro.

Una realidad tan triste como cierta. Una realidad que muta y crece. El hambre es cada vez más visible y, nos guste o no, está en las calles de nuestra ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here