Asuman su responsabilidad

Señora Catalina Cladera (presidenta del Consell de Mallorca), señora Fina Santiago (consellera de Afers Socials) y señor Javier de Juan (presidente del Institut Mallorquí d’Afers Socials):

La sociedad balear ha comprobado que su gestión política en la defensa de los derechos de los memores tutelados, protegidos y acogidos por las instituciones que ustedes presiden ha sido tremendamente deficiente.

Tan deficiente como que 15 niñas y 1 niños tutelados por el IMAS y el Consell de Mallorca han sido víctimas de redes criminales de prostitución de menores. Tan deficiente como que usted, señor De Juan, ha reconocido que en fechas posteriores a estos primeros 16 casos se han producido más hechos similares de la misma naturaleza, sumado más víctimas menores de edad. Tan deficiente como que los sistemas de control y prevención a los que está obligada por ley la Conselleria d’Afers Socials han brillado por su ineficacia.

Es evidente que ustedes tres no han actuado erróneamente de forma consciente. Seguro que ustedes nunca hubieran querido que todo esto pasara. Y también podemos llegar a pensar que, si hubieran tenido consciencia de a dónde nos llevaba su pasotismo, habrían actuado con alguna diligencia. O eso queremos creer para preservar nuestra confianza en las instituciones que mantenemos económicamente con nuestros impuestos y en las persones que hemos votado para que las dirijan.

Pero la realidad es la que es. Y en este caso la realidad es terrible: menores de edad prostituidos, sometidos a la tiranía de la violencia, camino del desarraigo, inmersos en la violencia y, de no mediar alguna circunstancia excepcional, excluidos socialmente. Carne de cañón y víctimas de sus errores. Sí señora Cladera, señora Santiago y señor De Juan: víctimas de sus errores. Vidas destruidas por su incapacidad para gestionar correctamente las instituciones que los ciudadanos les han confiado.

Quizás puedan ustedes alegar en su despecho que no son penalmente culpables. Pero sí son inequívocamente responsables. No han cumplido su labor de vigilar y prevenir. Y eso no lo pueden ustedes negar ni, tampoco, escabullirse de su responsabilidad.

Responsabilidad que se acrecienta cuando se incide en la incapacidad grave que ustedes tres han demostrado a la hora de utilizar de forma útil en el ámbito del bienestar social los fondos que sus respectivas instituciones han conseguido a través de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos. Una incompetencia manifiesta dado que ustedes nos han dejado meridianamente claro con sus actos y sus renuncias que no están capacitados para manejar el dinero público con eficacia y eficiencia.

Reafirman así la realidad que padece la sociedad con el dispendio pernicioso que hacen los políticos con el dinero que extraen de los bolsillos de los ciudadanos. Millones de euros sustraídos a las familias, empresas y emprendedores para no sabemos qué. Ni para dotar de médicos a nuestros hospitales y centros sanitarios, ni para equiparlos técnicamente, ni para aportar más seguridad frente a la delincuencia y, como hemos comprobado ahora, ni para aportar medios técnicos y humanos a la protección que se merecen los menores que ustedes deberían haber tutelado y no, como han hecho, entregado a las redes de prostitución de menores.

Señoras Cladera y Santiago, señor De Juan:

Asuman su responsabilidad. Esa es su obligación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here