Los familiares de usuarios de la residencia La Bonanova exigen poderlos visitar

Cerca de una veintena de personas han reclamado este lunes en Palma modificar el plan de visitas a residencias del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) y proteger “la parte emocional” del cuidado a los usuarios de estos centros.

Así lo ha asegurado en declaraciones a Europa Press la portavoz de familiares de residentes en La Bonanova y La Llar d’Ancians de Palma, Maria Torres Fernàndez, tras la concentración que ha tenido lugar este lunes en la plaza de Cort y que ha sido convocada por familiares de usuarios de estos centros.

Torres ha explicado que el objetivo de la protesta era exigir que los familiares puedan visitar a sus mayores de forma segura pero con cierto contacto físico “para el bienestar de la salud emocional de los residentes”.

De acuerdo con Torres, el plan actual permite 15 visitas al día de una duración como máximo de 45 minutos y con distancia de dos metros. Por este motivo, los familiares han reivindicado “el derecho humano de la gente mayor en residencias a recibir afecto y cariño de sus seres queridos”.

Según ha indicado, durante la concentración también se han pedido las dimisiones de la directora Insular de Gent Gran, Sofia Alonso; del presidente del IMAS, Javier de Juan, y de la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera. Además, han criticado “la falta de transparencia” y “la nefasta gestión” por parte del IMAS durante la pandemia.

Asimismo, se ha llevado a cabo una ‘performance’ en la que dos personas, incluida Torres, han representado los papeles de la muerte y de la depresión y han pintado dos cuadrados en el suelo para simbolizar las residencias de La Bonanova y Llar d’Ancians. El objetivo era representar cómo “estos dos personajes campan a sus anchas como si nada por estos centros residenciales”, ha indicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here