Unides-Podem, al borde de la ruptura por el pacto entre Ciudadanos y el Govern

El pacto suscrito entre el partido Ciudadanos y el Govern para maquillar el plus salarial que cobran los políticos de Menorca, Eivissa y Formentera que ocupan altos cargos en Mallorca está a punto de provocar la quiebra del grupo Unides-Podem en el Parlament balear.

El único parlamentario autonómico de Esquerra Unida, Pablo Jiménez, presentó una enmienda que proponía recortar el plus salarial de los actuales 22.000 euros sin justificar a solamente 12.000 euros, y todos ellos a justificar con facturas que aclaren en qué han sido realmente utilizados estos fondos públicos. Con ello se pretendía establecer un claro control sobre este privilegio político y evitar gastos suntuarios camuflados.

Sin embargo, la dirección del grupo parlamentario de Unides-Podem, que controla Podemos a través de su secretario de Organización, Alejandro López, le ha dado un portazo a la enmienda de su propio parlamentario socio y compañero de lista electoral de la coalición roja-morada.

López ha transigido ante las presiones de sus socios del PSIB en el Govern, con la anuencia cómplice de MÉS per Mallorca, para dar su ok a la propuesta de Ciudadanos, también pactada paralelamente con el Govern, de convertir el actual plus de 22.000 euros de barra libre total en otro de 6.000 euros sin justificar más otros 12.000 euros a justificar. En total, pues, 18.000 euros. Muy lejos, evidentemente, de los 12.000 que exigía Esquerra Unida.

Ante este desprecio a la propuesta de Esquerra Unida por parte de la dirección de Podemos, que ha preferido sumarse al PSIB y a Ciudadanos antes que a sus propios compañeros de coalición, el miembro de la máxima dirección de este partido Alfonso Rodríguez, en el programa Avui Actualitat de Canal 4 Televisió, ha señalado que ya ha propuesto a su partido abandonar el grupo parlamentario conjunto en el Parlament.

Esta iniciativa de Alfonso Rodríguez, secundada por amplios sectores de la militancia de Esquerra Unida, deberá ser ahora analizada por la dirección del partido izquierdista. De prosperar, su único parlamentario Pablo Jiménez pasaría al grupo parlamentarios mixto, en el que ahora conviven dos representantes de MÉS per Menorca y uno de Gent per Formentera. Asimismo, Podemos vería reducido su grupo actual a solo 5 parlamentarios.

La salida de Jiménez del grupo rojo-morado, de producirse, provocaría un cambio radical en la aritmética parlamentaria. Francina Armengol vería como solamente contaría desde ese momento con 28 votos seguros de 59 posibles en la cámara, con lo que su mayoría pasaría a depender, aún con más inestabilidad que ahora, de los 2 votos de MÉS per Menorca, del único voto de Gent per Formentera y del nuevo miembro del Grupo Mixto, Pablo Jiménez, único voto de Esquerra Unida ahora ya disgregado de Podemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here