La Covid-19 y la falta de ayudas por parte del Govern condenan al sector del ocio infantil

Cristina Cabalín, gerente del parque de ocio infantil Tikoti Kids, es una víctima más de la pandemia de la Covid-19 que azota la geografía mundial y que se está cebando en las últimas semanas con nuestro archipiélago.

El suyo es un testimonio más de cómo el virus asesino se está llevando por delante, ya no solo la salud, sino también el futuro, las ilusiones y el trabajo de toda una vida de muchos de los habitantes de nuestra sociedad.

“De los últimos diez meses, sólo hemos podido estar abiertos dos. No ha sido suficiente para poder sufragar los gastos que genera un local tan grande como este y, después de cuatro años, me veo obligada a cerrar”, manifiesta una emocionada Cabalín en el interior de un local vacío, acostumbrado a las risas y las carreras que lo inundaban no hace demasiado tiempo.

“Hemos estado pidiendo que nos dieran aunque fuera solo una pequeña ayuda. Hemos intentado negociar con los arrendadores. Pero desde el Govern ni nos han ayudado económicamente ni se ha entrado a legislar sobre el tema de los alquileres”, comenta Cabalín.

“Los que están soportando esta situación, teniendo su negocio cerrado y seguir sacándolo adelante, son unos auténticos guerreros. Sólo le pido a nuestro Gobierno que piense un poco en nosotros. El ocio infantil es muy importante para los niños”, ha concluido emocionada Cristina Cabalín.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here