ABSI advierte que intervenir el mercado inmobiliario será un “fracaso” para la recuperación económica

pisos, inmuebles, alquiler

“En el peor momento, la peor medida”. Así de contundentes se muestran desde la Associació Balear de Serveis Immobiliaris (ABSI) ante la decisión pionera en Balears de expropiar durante siete años 56 viviendas de grandes propietarios inscritas en el registro oficial.

Desde ABSI se muestran rotundamente contrarios a esta medida por “varias razones”, todas ellas “muy perjudiciales” para el mercado inmobiliario porque “se generará una inseguridad jurídica innecesaria en los tiempos que vivimos”.

Desde ABSI advierten que “muchas viviendas de alquiler turístico vacacional han pasado a ser de alquiler residencial por lo que, al aumentar la oferta, ya se han visto de por sí reducidos los precios de alquiler. Si a esto se le suma esta nueva medida, con más oferta y mucho más barata, porque el futuro inquilino no pagará más que el 30% de sus ingresos, las viviendas destinadas al alquiler tendrán que bajar sus precios”.

“Nos parece además una medida muy arriesgada que aumenta la desconfianza y que repercutirá muy negativamente en la ansiada recuperación económica que necesitamos”, afirman desde la entidad. Además, consideran que reducirá el interés inversor de capital extranjero, de gran importancia para una comunidad autónoma como la balear.

“Intervenir el mercado inmobiliario será un fracaso para la recuperación económica de nuestra tierra y es una medida que nace fracasada, como así ha ocurrido en otros países europeos” ha enfatizado el presidente de ABSI, Antoni Gayà.

Desde ABSI recuerdan que el Govern prometió “adquirir suelo para vivienda social. En ningún caso la medida pasaba por la expropiación. Entendemos, además, que esta medida choca frontalmente contra el derecho de la propiedad privada, como se reconoce en la Constitución”.

Por este motivo, desde ABSI se insiste en la necesidad de construir nuevas viviendas de Protección Oficial destinadas al alquiler social, pero “de una manera controlada y escalonada o dar ayudas económicas a los inquilinos, incluso incentivos fiscales a los propietarios”.

“Se trata de un problema complejo pero la solución no debe ser en ningún caso la expropiación”. Por ello, desde ABSI, y como ya se ha dicho en otras ocasiones, hay un compromiso serio y real de estudiarlo y ofrecer al Govern una propuesta que ayude a mejorar la situación que vivimos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here