Iberdrola suscribe una nueva línea de crédito multidivisa y sostenible por 2.500 millones de euros

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola

Iberdrola continúa afianzando su liderazgo en financiación sostenible. El grupo ha suscrito con 21 bancos una nueva línea de crédito ligada a indicadores de sostenibilidad por valor de 2.500 millones de euros. Las condiciones de esta suscripción son de niveles pre-Covid, con precios similares a los de su última operación de este tipo -en marzo de 2019- y a pesar del entorno bancario actual.

La línea suscrita tiene una duración de cinco años ampliables en otros dos y carácter multidivisa. Las condiciones obtenidas ponen de manifiesto el interés y confianza en la solvencia y estrategia del grupo, que actualmente ejecuta un histórico plan de inversiones de 75.000 millones de euros hasta 2025, destinado fundamentalmente a renovables y redes. Se trata además de la primera financiación de una empresa española referenciada a Risk Free Rates (RFR), los índices que servirán de modelo para futuras financiaciones, en sustitución de LIBOR.

Esta nueva línea de crédito está sujeta a dos indicadores de sostenibilidad, relacionados con el ámbito medioambiental y social y, en base a su cumplimiento, el margen de la operación puede ajustarse de forma anual a la baja (step-down, si se cumplen) o al alza (step-up, si se incumplen).

El primero de ellos está relacionado con la reducción de intensidad de emisiones por parte del grupo, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 7 y 13 de la ONU. Iberdrola se ha fijado como objetivo que sus emisiones directas de CO2 sean inferiores a 70 gr/kWh producido en 2025, si bien en 2020 ya logró situarlas en 98 gr/kWh. El segundo indicador está asociado al aumento de mujeres en posiciones de liderazgo en la compañía. En este sentido, Iberdrola se ha propuesto que el 30% de este tipo de puestos en 2025 estén ocupados por mujeres, en línea con el ODS 5 de la ONU, relacionado con la igualdad de género.

Iberdrola y los bancos prestamistas han introducido, con carácter innovador, un tercer factor de sostenibilidad: cada año, Iberdrola realizará una aportación económica a un proyecto sostenible, cuya cuantía anual variará según el grado de utilización de la línea. La iniciativa se definirá en 2022 y la primera contribución se realizará en 2023. De esta forma, las entidades de relación del grupo Iberdrola también demuestran su compromiso sostenible a un proyecto, alineado con los ODS 5, 7 y 13 a los que está vinculada la operación.

En la operación, BBVA ha actuado como banco agente y como coordinador en materia de sostenibilidad, junto con UniCredit.

Con el acuerdo suscrito hoy, Iberdrola avanza en su objetivo de que el 100% de sus líneas de crédito sean verdes o sostenibles en 2025, situándose a día de hoy en el 90%. La compañía ya fue pionera en este tipo de operaciones en 2018, con el cierre de la mayor operación de crédito bajo criterios de sostenibilidad a nivel mundial, por importe de 5.900 millones de euros.

La operación suscrita hoy se ajusta a los Sustainability-Linked Loan Principles de LMA (Loan Market Association) y contará con la opinión independiente de VigeoEiris.

Líder global en financiación sostenible y verde

Iberdrola se ha consolidado como referente global en financiación sostenible, siendo el primer grupo mundial en emisión de bonos verdes, después de ser en 2014 la primera empresa española en abrir este mercado. En 2016, la compañía también suscribió el primer crédito verde para una energética, por importe de 500 millones de euros.

Actualmente, el grupo cuenta ya con financiación verde o ligada a criterios de sostenibilidad por importe superior a los 32.000 millones de euros, de los que más de 13.000 millones corresponden a bonos verdes. Además, el 90% de sus líneas de crédito incorporan ya este tipo de criterios.

La estrategia de Iberdrola pasa por que su estructura de financiación tenga cada vez un mayor porcentaje de productos verdes y sostenibles, hasta alcanzar el 63% del total en 2025. En concreto, el 100% de sus líneas de crédito y el 70% de sus bonos híbridos cumplirán con estas características para ese año.

Este enfoque de la financiación responde al histórico plan de inversiones puesto en marcha por Iberdrola, que contempla inversiones por 75.000 millones de euros hasta 2025, destinadas a duplicar su capacidad renovable, hasta los 60.000 MW y situar el valor de sus activos en redes en 47.000 millones de euros. Un plan que tiene como objetivo impulsar la descarbonización de la economía y, con ella, la reactivación económica y el empleo y que prevé inversiones de 150.000 millones de euros a 2030, con las que el grupo alcanzará una potencia instalada cercana a los 100.000 MW.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here