Ayuso arrasa en Madrid y provoca que Pablo Iglesias deje todos sus cargos políticos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha resultado ganadora de las elecciones regionales y continuará así con el reinado del PP en la Puerta del Sol.

Lo hará tras dar la vuelta a la tendencia a la baja que arrastraba el PP desde 2015, con el nacimiento del multipartidismo. Díaz Ayuso ha conseguido 65 escaños, por los 24 de Más Madrid, que adelanta en número de votos al PSOE, también con 24 escaños, los 13 de VOX y los 10 de Unidas Podemos, donde Pablo Iglesias ha renunciado a todos sus cargos tras la debacle electoral.

No logra, pero se acerca, a las mayorías absolutas logradas por Alberto Ruiz Gallardón en 1995 y 1999, y por Esperanza Aguirre en octubre de 2003, tras la repetición electoral por el ‘tamayazo’, así como en 2007 y 2011.

Con una campaña personalista y alejada lo máximo posible de los dictados de ‘Génova’, Ayuso ha logrado brindarle una importante victoria al líder nacional del partido, Pablo Casado, en la ‘joya de la Corona’ que supone la Comunidad de Madrid.

Erigida como máximo azote del ‘sanchismo’, la presidenta regional se cobra así una pieza de gran calado para posibilitar el regreso del PP a La Moncloa.

Con estos resultados, Ayuso tiene garantizada la investidura como presidenta en segunda votación, cuando le basta con una mayoría simple, y prolongará el reinado del PP en la Puerta del Sol otros dos años, y ya serán 28. Dependerá de Vox para sacar adelante sus políticas.

La formación encabezada en estos comicios por Rocío Monasterio ha logrado mantener la tendencia creciente de los últimos comicios y consigue su objetivo de ser determinante para aplicar las políticas de los dos próximos años. Queda por ver, eso sí, si lo hará desde fuera o si, por el contrario, exigirá tener representación en el nuevo Ejecutivo.

Pablo Iglesias

El candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid y líder de la formación morada, Pablo Iglesias, ha decidido abandonar la política activa tras fracasar en su objetivo para derrocar a la derecha e impedir que PP y Vox sumaran mayoría.

Además y aunque ha logrado mejorar moderadamente los resultados de su formación, ha concluido que su figura impide a la izquierda sumar en unos comicios con una movilización histórica, al servir como un “chivo expiatorio” que moviliza a “lo peor” de la sociedad. En consecuencia, no tomará su acta de diputado, pese a que dijo que aceptaría el puesto en el que le situarán los ciudadanos, y deja el futuro grupo parlamentario en manos de la número dos de su lista, la coportavoz Isa Serra.

Una renuncia que se produce tras ser verse relegado a un papel irrelevante en la política madrileña y superado por Más Madrid y la candidata Mónica García, que retoma el testigo de Íñigo Errejón como fuerza emergente en el arco de la izquierda y llegando a dar el ansiado ‘sorpasso’ al PSOE que perseguia desde la gestación de Podemos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here