Endesa logra un beneficio ordinario neto de 491 millones en el primer trimestre de 2021

Endesa, planta fotovoltaica

Endesa ha iniciado el año 2021 reconfirmando al mercado sus principales objetivos de negocio y financieros, así como su senda de descarbonización, en medio de un endurecimiento de la coyuntura del negocio energético en España derivada de dos factores: primero, la persistencia del impacto de la pandemia del Covid 19; y, segundo, el escenario alcista de precios del pool y de las commodities -adicionalmente al efecto de la borrasca Filomena-.

La compañía ha comunicado hoy sus resultados del primer trimestre del ejercicio, en el que ha obtenido un resultado ordinario neto de 491 millones de euros. Esta cifra supone un descenso del 41% respecto del primer trimestre de 2020, cuando el resultado incluyó impactos extraordinarios derivados fundamentalmente de la firma del nuevo convenio colectivo, así como de dotaciones para reestructuración de personal. En términos comparables (excluyendo esos atípicos), el descenso se queda en el 13%.

En cuanto al resultado bruto de explotación (ebitda), Endesa obtiene 1.019 millones lo que supone un descenso del 31%, que se queda en el 9% en términos comparables excluidos extraordinarios registrados en 2020. La empresa logra con esos 1.019 millones mantenerse en línea con los objetivos comunicados previamente al mercado para el conjunto de 2021.

La empresa ha reiterado al mercado su firme compromiso con la senda de descarbonización, logrando elevar al 91% el porcentaje de generación en la España peninsular exenta de emisiones de efecto invernadero. Esto supone superar el 89% fijado para el año 2023 y compara con el 79% del mismo trimestre de 2020. La mayor producción de fuentes renovables, fundamentalmente eólica, explica la consecución de este hito.

Endesa ha elevado su cartera total de proyectos renovables hasta los 44.400 MW -desde 41.800 MW a cierre de 2020- y de ellos, 6.500MW cuentan con derecho de acceso y conexión a red. La compañía tiene en ejecución 2.300MW de nueva potencia renovable, lo que da seguridad respecto al objetivo de conectar 700 MW en 2021. Adicionalmente, en el primer trimestre, Endesa adquirió 519 MW fotovoltaicos en Huelva por un importe, incluido el coste de construcción, de 350 millones de euros.

Además, se han diferenciado por primera vez los proyectos de baterías, que suman 6.000MW en términos brutos, de los que 400MW están en un avanzado estado de madurez.

En cuanto a la evolución del mercado de comercialización de electricidad, las ventas caen un 3% en comparación con el primer trimestre de 2020. Ello se explica fundamentalmente por el impacto pleno en 2021 de los efectos del covid, respecto al efecto de la pandemia que se registró fundamentalmente en la segunda mitad de marzo el año pasado. Endesa ha puesto en marcha además diversas iniciativas comerciales, basadas en las ventajas que le aporta la digitalización de su operativa, para enfrentar la fuerte competencia en el mercado liberalizado de electricidad.

En cuanto a movilidad eléctrica, mantiene el liderazgo en España en red de puntos de recarga con 7.500 a cierre del trimestre, un 6% más respecto de los 7.100 de final de 2020. De esa cifra, 2.000 son puntos de recarga de acceso público.

En total, Endesa ha desarrollado inversiones de 283 millones en el trimestre para impulsar su estrategia de descarbonización y electrificación, un 4,4% más que en el mismo periodo de 2020.

José Bogas, consejero delegado, señala: “Hemos afrontado un complejo y turbulento contexto de mercado en el inicio del año, y confiamos en ir normalizando la situación en los siguientes trimestres. Endesa mantiene su senda de descarbonización y apuesta por la sostenibilidad. En este sentido, la reciente junta de accionistas ha aprobado vincular la remuneración variable de nuestra cúpula directiva con el despliegue de potencia renovable durante el periodo 2021-2023, el de nuestro plan estratégico. La extensión de los criterios ESG de manera transversal en toda la compañía sigue además siendo reconocido ampliamente por el mercado. El último ejemplo en este sentido es nuestra inclusión en el índice ISS Quality Score, que nos ha evaluado con la máxima puntuación en las dimensiones ambiental, social y de Gobierno Corporativo”.

Evolución financiera

Analizando más en profundidad las distintas actividades, el comportamiento del mercado regulado se mantiene estable, y las mayores eficiencias permiten a Endesa compensar el cambio en los parámetros retributivos (tanto en Distribución como en los sistemas extrapeninsulares).

En cuanto al liberalizado, Endesa ha encarado una mayor competencia en comercialización de electricidad debido al contexto de mercado singular por las condiciones meteorológicas de inicio de año y un nivel de precios alto respecto al año anterior, así como por la tasa nuclear catalana en vigor desde julio de 2020. También ha enfrentado un contexto más exigente en el negocio de gas derivado del fuerte aumento de los precios.

Junto a ello, la evolución financiera del mercado liberalizado se ha visto impactada positivamente por la regularización de diversos conceptos heredados de ejercicios previos con un saldo neto de 150 millones. Concretamente en el año 2021 se ha registrado una regularización por importe de 188 millones procedente de la reducción sufrida en la retribución del año 2006, cuando entró en vigor el sistema de asignaciones de CO2. Una reducción que Endesa no tiene el deber jurídico de soportar.

Destaca la muy positiva evolución del flujo de caja, que más que se duplica (+111%) respecto al mismo trimestre de 2020, alcanzando 583 millones.

La deuda neta de la compañía alcanza los 7.500 millones de euros, lo que supone un alza de 600 millones derivada principalmente del pago del dividendo a cuenta de los resultados de 2020 realizado en enero.  La ratio de apalancamiento (deuda neta respecto al ebitda) se sitúa en 1,9 veces en términos comparables, desde 1,8 veces a cierre de 2020. El coste de la deuda se mantiene extraordinariamente bajo, con un interés medio del 1,7% (misma cifra que al cierre del año pasado). Esto sitúa a Endesa como la utility europea con menor coste de su pasivo a cierre del trimestre.

En cuanto a la estrategia en finanzas sostenibles, Endesa ha cerrado transacciones por 2.800 millones en el trimestre. Con ello, del total de la deuda bruta (8.000 millones), el 49% incluye criterios de sostenibilidad, una cota desde la que la empresa prevé seguir dando pasos para elevarla al 60% fijado como objetivo para final de 2023.

Luca Passa, director general financiero, explica: “En este arranque del ejercicio, es especialmente destacable la renovación de líneas de crédito por 2.100 millones con once entidades que permite que toda la deuda de la compañía con bancos quede ya ligada a criterios de sostenibilidad. Singularmente, dentro de esta apuesta por la sostenibilidad de nuestra operativa financiera, sobresale la firma del primer préstamo ligado a objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por 150 millones. Seguiremos dando pasos en este sentido para toda nuestra financiación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here