El vicepresidente Yllanes considera “buena noticia” que este verano turístico sea peor que el de 2019

Después de ir la presidenta del Govern, Francina Armengol, y el conseller de Turisme, Iago Negueruela, a Alemania a convencer a los turistas de que ya los esperamos aquí, en Balears, nuestra casa, con los brazos abiertos.

Después de luchar hasta el último segundo y fracasar para lograr la luz verde del semáforo Covid del Reino Unido en el proceso de reapertura de las destinaciones turísticas británicas y a pocas horas de viajar hasta el Madrid de Ayuso para colocar el aparador de la feria Fitur como la mejor destinación de la Mediterránea post-pandémica.

Después de todos estos esfuerzos y al mismo tiempo, como un soldado desnortado del ejercito de pandereta de Pancho Villa, el vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, se descuelga en Es Diari de Menorca diciendo, textualmente, que “no volverán las cifras turísticas del año 2019… y esto es buena noticia”.

Sí, han leído bien, para el vicepresidente del Govern de Balears es una buena noticia que este año el común de los mortales, que no él, lo pasarán mal, no habrá trabajo para todo el mundo, miles de empresarios quebrarán y las colas del hambre se alargarán todavía más de lo largas que ya son actualmente. De lo largas que son y con Yllanes todavía bien apoltronado en su vicepresidencia.

El magistrado podemita que se alegra de la buena noticia de la crisis terrible que nos ha provocado la pandemia, de que este año no vengan a nuestra comunidad millones de turistas y de todo lo que significa esto de rebote: empresas cerradas, quiebra económica y paro multiplicado para miles y miles de personas sin trabajo.

Con todo, el portavoz del Govern y conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha asegurado que “no hay ninguna polémica con el vicepresidente” y ha insistido en que todos los miembros del Govern trabajan “en el mismo sentido” por la reapertura turística.

Negueruela ha afirmado que “la reapertura turística es importante para todos los sectores y con el vicepresidente hay total línea de actuación conjunta porque tenemos una grandísima parte del pequeño comercio cerrado y por tanto, el comercio necesita abrir esta temporada turística, así como la restauración y mucha oferta complementaria”, añadiendo que “estamos trabajando para recuperar la actividad turística lo antes posible y de forma importante e intensa”.

Asimismo, el conseller portavoz se ha limitado a señalar que “es un hecho” que Balears tendrá esta temporada menos turismo que en 2019, insistiendo en que el Govern “apuesta por la calidad del turismo” y del empleo y en recuperar la actividad para “los trabajadores y familias que viven del sector”.

El conseller ha incidido en que trabajan “por abrir el mayor número posible” de negocios y ha asegurado que el Govern “celebrará tener una buena temporada”, a pesar de que estará “marcada por el COVID-19”.

200.000 ciudadanos de Balears, trabajadores del sector turístico de forma directa y otros miles que forman parte de la escala de valor asociada de forma indirecta sí desean que, en lo posible, la temporada turística de este 2021 sea lo más parecida posible a la de 2019.

De esto va, precisamente, recuperar la actividad económica y empresarial y salir de los ERTEs, del paro y de las quiebras empresariales. Seguramente el magistrado morado Juan Pedro Yllanes, desde su torre de marfil, con la paga de funcionario segura cada mes y el coche oficial en la puerta de su despacho, se puede permitir, él sí, fantasear mientras los otros sufren la crisis.

Una crisis que se ha mostrado todavía más agria de lo que lo es, en el momento en el cual Reino Unido ha cerrado la puerta de su semáforo verde Covid a Balears. Un golpe en todos los morros inesperado por el Gobierno y del cual han culpabilizado desde Consolat de Mar a la Madrid de Díaz Ayuso.

“¿Cuántos vuelos de Alemania han llegado este fin de semana a Madrid? Creo que no ha habido prácticamente ningún vuelo, por no decir cero”, se ha preguntado el conseller, al ser interrogado por esta cuestión durante la rueda de prensa posterior al Consell de Govern.

“¿Cuántos turistas alemanes tiene Madrid? Bastantes a nivel anual ¿Cuántos ha tenido este fin de semana? Cero”, ha destacado Negueruela, añadiendo que “¿Cuánto turismo inglés tendría que tener Madrid o Balears? Bastante, ¿Cuántos tenemos? Una situación compleja para todos”.

“¿Cuántos vuelos hemos recibido este fin de semana procedentes de Alemania este fin de semana? Más que ninguna comunidad autónoma y más que ningún país del Mediterráneo. Hemos tenido más vuelos de Alemania que Turquía, Túnez, Grecia e Italia juntos. Somos la primera potencia turística del Mediterráneo y es como nos presentamos mañana a Fitur”.

Negueruela ha defendido que Balears es la única Comunidad que irá a la feria turística Fitur “abiertos prácticamente a todo el continente europeo” mientras que “Madrid no se puede presentar mañana abierta al mundo”.

Y después de vanagloriarse con la tímida recuperación turística que se divisa ya en el horizonte balear, el conseller portavoz también se ha sacudido las culpas sobre la ceguera del Reino Unido a la hora de comprobar lo bien que lo hacemos en Balears.

Iago Negueruela ha vuelto a recordar que Reino Unido no ha diferenciado por islas “para ninguna isla del mundo” y ha lamentado que España no haya podido entrar en la ‘zona verde’ del país.

“No es que no haya escuchado la voz de Balears o Canarias para subdividir las islas, no la ha escuchado de ninguna de las islas Griegas que es un destino importante para Reino Unido, de ningún país que tenga islas que no sean un Estado”.

“Ellos saben que somos el destino más seguro”, ha reiterado Negueruela, añadiendo que “ha sido una decisión del Primer Ministro Británico, lamentamos que España no haya podido entrar en el semáforo verde Covid por la incidencia acumulada en otras regiones que han penalizado a nuestras islas”.

Este martes arranca en el Madrid de Ayuso la Feria Internacional del Turismo Fitur. Este martes viajarán a la capital de España de las cañas y los berberechos y de la apabulladora victoria democrática de la presidenta Ayuso, nuestros representantes políticos para convencer a los turistas que las Illes Balears están preparadas y a punto para la reapertura post-pandémica.

Este martes, también, el vicepresidente Juan Pedro Yllanes no saldrá de su despacho, no sea cosa que rompa algún jarrón y el embajador británico tenga todavía más razonas para no pintar de verde el semáforo Covid balear.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here