¿Dónde está Malén?

opinión Alfonso Rodríguez con logo

El lunes 2 de diciembre de 2013 desapareció de forma misteriosa Malén Zoe Ortiz Rodríguez una adolescente llena de vida de la que desde aquel fatídico día no se sabe nada.

Desde aquella fecha se han convocado muchas concentraciones, sobre todo por parte de su madre, con la esperanza de que a través de la presión ciudadana se obtuvieran resultados, cosa que por desgracia hasta la fecha de hoy no ha sido posible.

Hoy ha sido uno de esos días. La madre, Nathalia, había convocado una concentración en Santa Ponsa, en el lugar de siempre, un lugar donde una placa recuerda a todos los que pasan por allí que se sigue buscando a Malen.

Yo no tenía pensado escribir sobre Malén pero ha sucedido algo durante la concentración que he pensado que tenía que hacerlo. Hoy, la abuela de Malén, entre lágrimas ha suplicado a todo el mundo que no la olvidemos, nos ha pedido, a los presentes y no presentes, que recordemos cada día que Malén, su nieta querida como ella misma dice en cada concentración, sigue sin aparecer, sigue sin saberse que pasó y sin saberse donde está.

Hoy éramos bastantes menos de los de costumbre y este ha sido el motivo del llamamiento desesperado, con la voz rota y el corazón en la garganta. Hoy ha sido más triste que otras concentraciones.

Esta mañana, cuando he saludado a Nathalia (madre de Malén) y le he preguntado que como estaba, ella, con gran tristeza, me ha dicho que mal y, yo, en un intento de aliviar su enorme carga, le he dicho que me lo imaginaba pero, después, pensando en el acto me he dado cuenta de que no, que no me lo puedo imaginar, que es imposible imaginar el dolor que debe ser estar 2.742 días sin ver a tu hija, estar 7 años, 6 meses y 3 días sin saber que ha pasado, sin saber donde está, con la esperanza diaria de volver a verla y la desesperanza de no verla.

No, no me lo puedo imaginar, como no me puedo imaginar el dolor de esa madre de Tenerife que lleva más de un mes sin ver a sus dos hijas, como no me puedo imaginar que vida llevaran los padres de Marta del Castillo y así muchas familias.

Cuando ha acabado la concentración me he marchado a seguir con mis rutinas, con mis tareas, con mi vida, pero ¿Cómo será la vida de la madre de Malén, de su abuela, de su hermano?, como se podrá vivir cada día sin saber donde está tu hija, como afrontar cada mañana el día que comienza, pero por más que lo intento no puedo. No puedo ni imaginar como se puede vivir así, como soportar el dolor mientras miras como la vida pasa a tu alrededor, que se puede sentir cuando vean a las amigas, los amigos, lo intento, de verdad que lo intento, pero no puedo, quiero, pero no puedo.

Hoy éramos menos personas, ausencias sonadas que antes siempre estaban pero no seré yo el que enjuiciar a quienes no han venido pero escuchando a la madre y la abuela pedir que no la olvidemos, pedir que los medios no la olviden, pedir que los que somos padres o madres nos pongamos en su lugar, si se puede, me ha dolido la falta de solidaridad, de empatía hacia una familia de nuestro municipio, vecinas nuestras que sufren, por esa misma razón he creído que, aprovechando la oportunidad que me brinda el grupo Canal4, tenía que decir algo y así lo hago.

Siempre que se han convocado concentraciones he intentado acudir, de hecho, creo que solo he faltado a una y, espero que esta sea la última, que nunca más tengamos que acudir a una concentración reclamando justicia para Malén. Hoy su madre nos pedía eso mismo y agradecía a los que estábamos y en especial al alcalde de Calviá y es preciso decirlo porque Alfonso Rodríguez Badal, al igual que algunas otras personas siempre ha estado ahí y creo que eso hay que reconocérselo.

Ojalá que Malén vuelva pronto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here