El Govern aprueba la primera Ley de Educación de Balears

El Consell de Govern, reunido en sesión extraordinaria, ha aprobado este miércoles por la mañana el proyecto de la primera Ley de Educación de Balears con el objetivo de “dar estabilidad y continuidad al sistema educativo” de las Islas.

Así lo ha indicado en una rueda de prensa la presidenta del Ejecutivo autonómico, Francina Armengol, junto al conseller de Educación, Martí March, tras presentar la nueva ley a los miembros de la Comisión Permanente del Consejo Escolar de Baleares. “Es un éxito colectivo, no es una ley del Govern”, ha señalado la presidenta.

Armengol ha considerado que esta ley es un “paso firme y decidido para mantener la estabilidad necesaria en el sistema educativo”, puesto que en Baleares se vivió “una época de mucha crispación”. Según la líder del Ejecutivo balear, el proyecto de Ley parte del documento ‘Illes per un pacte’, que tenía por objetivo unir a la sociedad en materia educativa.

Así, ha recordado que, tras ser elegida como presidenta del Govern, su primer encuentro fue con la comunidad educativa, donde asumió este documento y se comprometió a “trabajar desde el diálogo para consensuar un sistema educativo sólido”.

A partir de ahora, el texto de la ley comenzará su recorrido en el Parlament, por lo que el conseller ha pedido “altura de miras” a los grupos parlamentarios. “Hablaremos con todos, desde Vox hasta los grupos de Formentera, pasando por el PP, El Pi, Cs, MÉS per Menorca y los grupos del Govern: PSIB, MÉS per Mallorca y Unidas Podemos”, ha dicho.

APUESTA POR LA IGUALDAD Y LA EQUIDAD

La versión final del proyecto de Ley contiene 167 artículos, nueve títulos específicos, 14 disposiciones adicionales, tres disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y 10 disposiciones finales.

Según el conseller, la aprobación de esta ley es la muestra de la importancia que el Ejecutivo autonómico da “a la escuela como un elemento transformador de la sociedad”.

Como rasgos importantes de la ley, March ha destacado que garantiza la estabilidad en el sistema educativo y apuesta por la igualdad, la diversidad y la equidad en la escuela. También ha resaltado que el texto se compromete a aumentar la financiación, alcanzando el 5% del PIB para gasto educativo en un plazo de ocho años.

Otros de los puntos a destacar, según el conseller, son la apuesta por impulsar la Formación Profesional y la etapa educativa de 0 a 3 años. De hecho, el proyecto prevé la elaboración de un plan de creación y mantenimiento de escuelas infantiles coordinado con los consells insulares y los ayuntamientos.

Asimismo, ha asegurado que en la ley hay un compromiso claro para bajar las ratios, así como para fomentar la inclusividad en la escuela, la autonomía de los centros y la participación de la comunidad educativa.

Por otro lado, la futura Ley prevé que en el plazo de tres años desde su entrada en vigor se formulen las propuestas legislativas necesarias para la creación del Instituto de Enseñanzas Artísticas Superiores como el instrumento para conseguir la máxima eficiencia en la gestión del conjunto de centros públicos de estudios artísticos superiores.

También se prevé la constitución de una comisión técnica para estudiar la cuantía de los módulos de otros gastos de la enseñanza concertada para hacer efectiva la gratuidad de la enseñanza.

CONFRONTACIÓN POLÍTICA Y CUESTIÓN LINGÜÍSTICA

El conseller de Educación ha reiterado que la ley busca que haya “coexistencia política” y que cada grupo político que gobierne pueda hacer sus cambios “dentro de unos mínimos”.

Sobre la tramitación en la Cámara autonómica, March ha reclamado que no haya una confrontación negativa respecto a la educación entre grupos parlamentarios. “Sabemos que no es una ley que tendrá unanimidad, tampoco somos ingenuos”, ha reconocido.

Preguntado sobre cómo la cuestión lingüística puede afectar en la tramitación parlamentaria, el conseller ha apuntado que “es una ley que tiene muchos puntos”, por lo que “sería un error centrar todo el debate de la ley en aspectos lingüísticos”. “Sé que algún grupo lo hará”, ha señalado.

En este punto, ha asegurado que el modelo lingüístico que se busca con esta ley es uno que permita formar a ciudadanos plurilingües, es decir, que en la escuela se hable castellano y catalán y que se conozca una tercera o cuarta lengua. “No estamos a favor del monolingüismo”, ha añadido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here