CARTA A…/ Como la orquesta del Titanic (2)

Señoras y señores de la sociedad civil:

Es terriblemente alarmante el apoltronamiento complaciente y menfotista que algunos de nuestros líderes cívicos están demostrando ante las alarmantes señales del imparable y constante decaimiento económico que padece nuestra sociedad.

Las luces son cada vez más rojas y estridentes ante la evidencia de la raquítica y paupérrima creación de riqueza per cápita balear. Las cifras del paro se han fosilizado en altísimos niveles, incluso durante los mejores momentos del ciclo económico. La deuda pública galopante multiplicada desde las instituciones políticas partidistas se compensa extremando la presión fiscal sobre la sociedad, esfuerzo que deben asumir manu militari las clases medias y los emprendedores. También contemplamos ojipláticos el pasotismo con que se afronta la caída constante y permanente de nuestras Illes Balears en todos los parámetros y estadísticas que reflejan el bienestar y la competitividad regional. Estamos reculando año a año y nadie, casi nadie o muy pocos agentes sociales hacen algo para evitarlo. No lo hacen los gobiernos estatal ni autonómico ni tampoco lo hacen algunos de aquellos que, desde la sociedad civil, deberían hacerlo.

De algunos sectores menfotistas no nos extraña que no muevan ni un dedo. Amorrados a las subvenciones públicas, genuflexos ante los políticos que las conceden y satisfechos de compartir las pocas migajas a las que optan, su derrotismo no es ninguna novedad.

Sí nos extraña e indigna sobremanera la actitud que han adoptado algunas de aquellas asociaciones –y algunos de sus dirigentes– que deberían ser la punta de lanza del progreso y de la mejora de la sociedad. De determinadas patronales empresariales que callan ante las imposiciones políticas que destruyen el tejido económico para, a cambio, tender la mano para malvivir con los dineros públicos que salen de los bolsillos de todos los ciudadanos. Y de otras patronales empresariales que han ido a buscar cobijo bajo la sombra de los árboles regados por el gobierno de España, como ha pasado con la reciente Conpymes, surgida directamente del ámbito político de los anti empresarios del partido rojimorado Unidas-Podemos y del presidente Pedro Sánchez para restar fuerza a quienes debería tenerla toda.

Señoras y señores de la sociedad civil, y también de las asociaciones empresariales:

El barco de la riqueza balear, que tantos años y esfuerzos nos costó consolidar y que nos colocó por encima de todas las demás regiones de España en progreso y bienestar, está zozobrando y a punto de hundirse. Pero esto, a algunos de ustedes, parece darles igual. Algunos de ustedes, como la orquesta del Titanic, tocan complacientes melodías melifluas mientras el resto de la sociedad se ahoga y, de no hacer nada, todos acabaremos también naufragando.

Hemos perdido mucho tiempo y muchos esfuerzos. Solo podemos recuperar nuestra antaño espléndida riqueza, ahora perdida, luchando por ella. Ante quienes sea y con toda nuestras fuerzas. Es nuestro reto y en ello nos va nuestro futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here