TURISME I TREBALL / Gestión complicada pero eficaz de Iago Negueruela al frente de su conselleria

Una de las principales conselleries del actual Ejecutivo es, indudablemente, la que dirige Iago Negueruela. Model Econòmic, Treball i Turisme son áreas densas, pesadas y con una enorme importancia, sobre todo en estos tiempos pandémicos en los que, quien más quien menos, ha sufrido de lo mismo: una flagrante crisis económica marcada sobre todo en el caso de Balears por el monocultivo turístico.

Con todo, esta no ha sido la primera de las grandes crisis a las que se ha tenido que enfrentar Negueruela. A finales del 2019, el gigante turístico Thomas Cook quebraba. Su conselleria lideró el plan de choque que impulsó el Govern, complementario al de la Administración Central, para compensar la situación de los trabajadores afectados.

Cuestionada por algunos fue la decisión del conseller Negueruela de condonar el impuesto ecoturístico a los hoteles afectados por el cierre de Thomas Cook. Los más críticos fueron, precisamente, los socios de govern del PSIB.

Ya en plena pandemia las principales entidades patronales de Balears constituyeron un frente común en 2019 para reclamar al Govern que defendiera la llegada del turismo de cruceros ante la negativa de determinadas asociaciones y colectivos. Un deseo que ayer se vio satisfecho con la llegada del crucero Mein Schiff 2.

Desde la entrada en vigor de la legislación sobre turismo que regula el alquiler vacacional en Balears, en julio de 2017, el Govern únicamente había sancionado hasta agosto de 2019 a 4 propietarios por ofrecer una plaza de alquiler residencial sin disponer de la licencia correspondiente. Una cifra ridícula en comparación con la oferta ilegal real.

Negueruela empieza el 2021 con titulares nada alentadores por lo que respecta a la generación de puestos de trabajo: el descenso de los ingresos turísticos se situaba en 12.888 millones de euros, el mes de noviembre de 2020.

La principal causa del grave retroceso fueron las limitaciones a la movilidad a raíz de la pandemia y la caída histórica del turismo extranjero en Balears con una bajada del 87,5%, motivado por la situación mundial.

A principios de 2020 y con el apoyo casi unánime de la Cámara balear, se aprobó el decreto ley que permite combatir el turismo de excesos. La primera de las herramientas que permite combatir esta lacra.

En verano de 2020, ya en plena pandemia, el Govern de les Illes Baleas aprueba un decreto ley para permitir a los establecimientos hoteleros ampliar su edificabilidad hasta un 15%. Se pretende así reactivar la economía.

EN mayo de este año, Negueruela y Armengol no dudaron en viajar a Berlín para estimular la llegada de turismo alemán a las Islas. Nos promocionábamos, en aquel momento, como destinación turística segura. A día de hoy, comprobamos los beneficios de aquella visita, y es que la llegada de turistas alemanes no deja de producirse.

Paralelamente al viaje germano, disminuye el número de trabajadores en ERTE en Balears. En el mes de abril, casi 4.600 profesionales se incorporaron a su puesto de trabajo. Buenas noticias.

Con todo, luces y sombras en la gestión de Iago Negueruela, uno de los hombres fuertes del Govern de Armengol que se ha echado a sus espaldas la mayoría de las negociaciones que marcan ahora los buenos resultados en la desescalada.

Habiendo dado por empezada la temporada turística y flexibilizando cada semana más los horarios y los aforos, todo indica que este verano empieza bien. Ahora, juzguen ustedes mismos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here