Santanyí inyecta 300.000 euros del remanente para ejecutar diferentes proyectos

PLE AJUNTAMENT DE SANTANYÍ JUNY 2021

Esta semana, el Ajuntament de Santanyí ha celebrado su pleno ordinario del mes de junio de manera telemática. Así, el pleno ha aprobado la modificación presupuestaria para financiar una serie de proyectos que el equipo de gobierno considera necesarios para este año.

Se trata de obras como la remodelación de la calle Marina de Cala Figuera o la construcción del almacén de la Agrupación de Protección Civil de Santanyí, así como otros gastos derivados de la pandemia, la puesta en marcha de las escoletas de 0 a 3 años gestionadas directamente por el Ajuntament o actuaciones que se han tenido que hacer en parques y jardines de Cala d’Or.

En total, serán casi 300.000 euros provenientes del remanente de tesorería de 2020. En muchos casos, se trata de dinero que se han de añadir a proyectos que, una vez acabados los estudios técnicos, se ha visto que necesitaban una mayor inversión.

Es el caso de la remodelación de la calle Marina de Cala Figuera, proyecto al que se le han añadido 16.500 euros. Así, también se han inyectado 20.000 euros en el servicio de informática municipal para la puesta en marcha de la administración electrónica en el consistorio porque los trabajadores municipales puedan ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía.

En el pleno, també se ha aprobado por unanimidad el cambio del nombre del Centre Cívic y del edificio de Ca ses Monges de Es Llombards, que pasarán a llevar los nombres Mn. Miquel Clar y del pare Bartomeu Mas Burguera, respectivamente. Se trata de dos personajes muy vinculados e importantes para la historia del núcleo llombarder.

Del mismo modo, también se han aprobado diferentes mociones presentadas por el equipo de gobierno que van en diferentes sentidos. La primera es la que pide al Consell de Mallorca la aprobación lo más pronto posible de la tarifa de incineración de residuos sólidos urbanos del año 2022 para que no se demore su aplicación.

Otra moción aprobada ha sido la que pide al Gobierno que desestime la idea de crear un nuevo importe para los billetes de avión, ya que en comunidades como la nuestra, repercutirá directamente sobre las familias de las islas que ya sufren el agravio de la insularidad. En el pleno también se ha aprobado una moción de apoyo al sector pesquero de Balears, que se ve gravemente afectado por las nuevas normativas europeas que no tienen en cuenta las características ni las circunstancias de los pescadores mallorquines.

En el tramo final del pleno, la alcaldesa del municipio, Maria Pons, ha puesto sobre la mesa la situación del chiringuito de la Font de n’Alís, que forma parte del Parc Natural de Mondragó. Tal como recordó la alcaldesa, desde hace casi 15 años el consistorio tiene una concesión administrativa para la explotación del chiringuito, y este año será la primera vez que no abrirá porque la Conselleria de Medi Ambient ha informado en contra de la apertura. El hecho que preocupa al Ajuntament es que tampoco se ha autorizado la apertura ni la puesta en marcha de servicios básicos como los baños públicos o las duchas.

En palabras de la alcaldesa “los santanyiners somos los primeros interesados en proteger nuestro territorio y valoramos como nadie el Parc Natural de Mondragó; pero hay algunos servicios mínimos que se deberían de garantizar. Tenemos las infraestructuras para dar estos servicios, con unos baños adaptados para las personas con movilidad reducida y unas duchas en condiciones. Es una lástima que desde Medi Ambient no se entienda que sin estos servicios estamos empeorando la imagen del parque y generando un problema a vecinos y visitantes”.

De hecho, el consistorio ya ha recibido numerosas quejas por parte de vecinos por la acumulación de suciedad en zonas de detrás de la playa, y el movimiento constante de personas que van a cambiarse y a hacer sus necesidades entre matas y pinos.

La alcaldesa ha dado cuenta de un informe de los servicios jurídicos municipales con la cronología del chiringuito de la playa de la Font de n’Alís, y como pasó a ser de titularidad municipal. El año 1967 se autorizó la construcción de un quiosco y una terraza, además de su explotación. Más de 20 años después, estas instalaciones, además de otras destinadas a baños, cocina y almacén, fueron cedidas de forma gratuita al Ajuntament en 1989.

Ya en 2006, con el desalineamiento de Demarcación de Costas, todo el conjunto quedó dentro de l zona protegida por la ley de costas, y el 2007 el consistorio tramitó la solicitud para la explotación de las instalaciones, pese a que desde 2002 ya había autorización para colocar 60 mesas y 140 sillas, además de 70 hamacas, 35 sombrillas.

Este año, por primera vez, la Demarcación de Costas no ha autorizado las mesas ni las sillas, pese a que el expediente todavía está abierto. El problema parece estar en el hecho de que el Ajuntament no ha podido inscribir en el Registro de la Propiedad el conjunto de construcciones por falta de espacio en la hoja registral.

Por este motivo, según Maria Pons, “ante esta incertidumbre administrativa, el consistorio ha decidido no abrir el chiringuito ni sacar su licitación. Del mismo modo tampoco podemos ejecutar el acuerdo que tenemos con la Conselleria de Medi Ambient para que haya servicios, y ahora mismo es competencia suya como responsables del Parc Natural de Mondragó. Esto no quiere decir que no consideremos urgente una solución antes de que avance más el verano”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here