Más de 35.000 ciudadanos han recibido denuncias por incumplir normas COVID

El Govern balear ha impuesto más de 35.000 denuncias a ciudadanos de Baleares por saltarse la normativa COVID. Se trata de propuestas de sanción de todo tipo, que van desde fumar por la calle, no respetar los horarios del toque de queda, circular sin mascarilla o no guardar las distancias mínimas de seguridad en espacios públicos o privados.

Las denuncias totales a los ciudadanos desde que finalizó el primer estado de alarma, en junio de 2020, y el Govern asumió el mando de la gestión de la pandemia son 36.056.

A las denuncias presentadas contra ciudadanos de las Islas se suman otras 2.294 contra establecimientos o negocios. En este caso, la denuncia es más grave ya que en su mayoría son por incumplimientos serios de horarios de apertura, aforo, de los protocolos sanitarios o incluso la celebración de fiestas ilegales, que pueden estar sancionadas hasta con 600.000 euros de multa en casos muy graves.

A pesar del elevado número de denuncias, el Govern se está encontrando con numerosos problemas a la hora de tramitar estos expedientes. El porcentaje de resolución definitiva no llega ni al 1 % porque el procedimiento es muy garantista, según el Govern. Hasta mayo solo se habían resuelto 914 propuestas de sanción.

Las personas a las que se les abre el expediente tienen la posibilidad de presentar alegaciones en diferentes momentos de la tramitación, tiene también trámite de audiencia y finalmente incluye la posibilidad de presentar un recurso administrativo, al que se suma la posibilidad de llegar a presentar incluso un recurso contencioso por la vía judicial al final de todo el procedimiento para intentar evitar el pago.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here