Los militares reclaman menos palmaditas y más salario

Servir a España nunca tuvo menos valor… salarial. Eso es lo que sienten buena parte de los miembros de las Fuerzas Armadas, que contemplan con amargura y frustración cómo su compromiso con la patria se recompensa, en ocasiones, con un sueldo de apenas mil euros al mes.

“Hartos” del “ninguneo retributivo” y de unos salarios “exiguos”, los militares alzan la voz para reclamar un reconocimiento efectivo de su trabajo y su sacrificio.

Misiones en el extranjero, extinción de incendios, rescates en montaña, intervenciones por climatología adversa… son algunas de las operaciones a las que el Ejército español debe hacer frente cada año, sin olvidar las labores excepcionales a las que desde 2020 han tenido que consagrarse sus integrantes a causa de la pandemia.

Ante “toda una vida de dedicación y servicio”, las asociaciones de militares piden una subida salarial, como la que han tenido la Policía Nacional y la Guardia Civil, que han visto aumentar sus sueldos “entre 400 y 600 euros al mes”.

Varias de estas asociaciones ya se reunieron hace meses con la ministra de Defensa, Margarita Robles, para trasladarle sus exigencias y una propuesta de mínimos sobre la que comenzar la negociación. El resultado ha sido un aumento mensual que oscila entre los 40 y los 113 euros, según calculan, algo que consideran insuficiente.

“Hicimos una propuesta de unos 2.000 millones de euros a aplicar en tres o cuatro años. Lo único que ha hecho el Gobierno es dejar pasar el tiempo”, explica Jorge Bravo, secretario de comunicación de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME).

Esta situación ha llevado a algunas de estas asociaciones a convocar una manifestación el próximo 16 de octubre en Madrid para denunciar la “la falta de voluntad de las Administraciones” y reclamar un salario ajustado a la “penosidad” y el “riesgo” que esta profesión lleva aparejados.

En estos momentos, un soldado o un marinero de la Armada cobran entre 1.030 y 1.070 euros netos al mes. Se da el caso de que un sargento del Ejército cobra menos que un agente raso de la Guardia Civil.

Para compensar estos sueldos bajos, son habituales los casos de militares que se apuntan a misiones en el extranjero o a la propia Unidad Militar de Emergencias, por los pluses que perciben por trabajar fuera del domicilio habitual.

Las guardias de 24 horas, los fines de semana, la nocturnidad y las horas extras no se pagan ya que se considera parte del servicio habitual de un militar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here