balance entre clemencia y justicia