El PSOE ha renunciado a su proyecto nacional